Perro robado y, a la derecha, el presunto ladrón en la tienda de alimentación
Perro robado y, a la derecha, el presunto ladrón en la tienda de alimentación

Se busca al ladrón de perros de Fuenlabrada

El hombre robó al cachorro en una tienda de alimentación de la localidad del sur de Madrid

MADRIDActualizado:

La Policía busca a un nuevo ladrón en Fuenlabrada. En esta ocasión no han robado un establecimiento, ni un coche. Tampoco en una vivienda, que suele ser lo más común. Este ladrón es peculiar: roba perros. A cara descubierta entró en un local de alimentación chino de la localidad del sur de Madrid. Sin dudarlo, se acercó a dos chicos que compraban en el establecimiento. Fuera de la tienda, se habían dejado a su perro.

Se introdujo en el local, no compró y sin levantar sospechas se fue. Cuando los dos hermanos salieron –bolsas en mano– el animal ya no estaba en la puerta esperándolos. El hombre lo había robado. Ahora piden colaboración ciudadana para que la Policía lo pueda encontrar, aunque saben que será difícil.

El can sutraído es de raza Yorkshire. En caso de que tenga pedigree –necesario para conocer el origen del cachorro– y papeles en regla, sin ser de raza mestiza, esta pequeña mascota puede llegar a costar entre 800 y 1.000 euros, sobre todo si pertenece a la especie «toy» o «mini», la más cotizada en el mercado por su reducido tamaño, no más grande que una mano y con un peso que no supera los 3 kilogramos. Las hembras pueden ser, incluso, más caras.

Esta raza –original de Inglaterra– se caracteriza por su abundante y suave pelaje, de color negro y marrón oscuro. Los cachorros son juguetones, pero tienden a desarrollar comportamientos territoriales y valientes con el paso de los años.