Uno de los vehículos implicados en el accidente
Uno de los vehículos implicados en el accidente - COMUNIDAD

Así fue el brutal accidente con tres muertos en una recta poco transitada

El coche de una pareja invadió el carril contrario, en Pozuelo del Rey, y colisionó con el turismo de un varón

MADRIDActualizado:

Tres personas jóvenes perdieron la vida la madrugada de ayer en una brutal colisión en una carretera secundaria, a la altura de la localidad de Pozuelo del Rey. El impacto fue de tal calibre, que los sanitarios no pudieron más que certificar las muertes y los cadáveres tuvieron que se excarcelados por los Bomberos. La Guardia Civil de Tráfico investiga las causas del accidente.

Los hechos se produjeron alrededor de la medianoche. En un pequeño turismo circulaba una pareja de 34 y 31 años, hombre y mujer, cuando invadieron el carril contrario, en la M-219. Se trata de una vía de un carril y dos sentidos y en ese tramo, además, hay una recta. El vehículo se precipitó frontolateralmente contra otro que iba en la dirección opuesta. Lo conducía un hombre de 44 años, también español como las otras dos víctimas, y que era vecino de la zona, indicaron fuentes del caso a este periódico.

El lugar donde se registró el suceso, el kilómetro 12, es una recta y se hallaron marcas de frenada del coche de la pareja, que fue el que, supuestamente, provocó la tragedia. No invalida este hecho una de las hipótesis, y es que el piloto pudiera quedarse dormido al volante, aunque todas las posibilidades están aún abiertas.

Se da la circunstancia añadida de que tuvieron bastante mala suerte, puesto que nuestros informantes inciden en que se trata de una vía muy poco transitada. De hecho, la Guardia Civil mantuvo la zona cortada el tiempo que necesitó y apenas no pudieron pasar cuatro o cinco vehículos.

Los coches quedaron literalmente destrozados. De entre el amasijo de hierros, los Bomberos de la Comunidad tuvieron que sacar los cuerpos, ya inertes, de los tres infortunados. También acudieron los sanitarios del Summa, que no pudieron más que decretar los óbitos, informaron fuentes de Emergencias Comunidad de Madrid 112. El hombre de 44 años residía muy cerca de allí, por lo que se cree que iba o venía de trabajar o de visitar a alguien. De hecho, varios familiares acudieron, desolados, al lugar del tremendo suceso.

Los cadáveres fueron trasladados, por orden de la comisión judicial, al Instituto Anatómico Forense. Los investigadores del Instituto Armado trabajan ya en esclarecer el suceso, pero deberán esperar a los resultados de las autopsias, especialmente al toxicológico, que puede demorarse varias semanas, para determinar si el conductor más joven había consumido alcohol u otras sustancias, como manda el protocolo.