Varias motos evolucionan en la plaza de Las Ventas durante la Red Bull X Fighter
Varias motos evolucionan en la plaza de Las Ventas durante la Red Bull X Fighter - DE SAN BERNARDO

Las broncas entre Comunidad y Ayuntamiento por los eventos en Las Ventas

Ambas administraciones chocaron por espectáculos no taurinos y conciertos, algunos de los cuales fueron finalmente suspendidos

MADRIDActualizado:

Comunidad y Ayuntamiento no siempre han estado en la misma sintonía en relación con los eventos extraordinarios que se celebran en Madrid. La plaza de toros de Las Ventas ha sido centro de polémicas entre ambas instituciones, precisamente por este motivo. De hecho, el Gobierno regional decidió realizar una remodelación en profundidad del coso, que ahora se está llevando a cabo, precisamente para acabar con las posibles carencias en materia de seguridad del lugar.

La primera «bronca» entre ambos -aunque fue muy sutil y discreta- se produjo a consecuencia de un evento de motocicletas, el Red Bull X Fighters. Esta cita de «motocross freestyle», de las más populares que se realizan en el mundo, estuvo a punto de no celebrarse el verano pasado, y eso sólo a unos días del evento y con todas las entradas prácticamente vendidas.

El Gobierno regional señalaba entonces que el Ayuntamiento no había informado favorablemente sobre el evento, por los problemas de seguridad que podían darse. El Consistorio alegaba, por su parte, que su informe no era vinculante, lo cual era cierto de acuerdo con la normativa. Pero la posibilidad de autorizar un espectáculo sobre el que una administración, la municipal, tenía dudas en relación con la seguridad hacía que el permiso fuera, de facto, inasumiblle para la otra institución.

Finalmente, el Red Bull X-Fighters se mantuvo porque su formato permite que el público lo siga sentado desde la grada, algo que resultó decisivo para que se diera la autorización. No obstante, se redujo el aforo y se incrementó el dispositivo de seguridad por parte de la organización.

Los problemas se reprodujeron un poco después: en septiembre de ese mismo año, los conciertos de Manu Carrasco y Vanesa Martín se suspendieron también a unos días de celebrarse porque no tenían los permisos oficiales. Ambos artistas se expresaron con gran indignación en las redes sociales sobre el asunto.

De nuevo la Comunidad de Madrid, encargada de dar el permiso para el acto, recordó que antes precisaba un informe del Ayuntamiento de Madrid. Que no era vinculante, pero al tratarse de materia de seguridad, siempre se sigue. El informe fue negativo.

El Gobierno regional decidió acometer obras de reforma en la plaza para incrementar su seguridad y su accesibilidad. Ello le permitirá convertir el coso taurino, técnicamente, en un espacio multiuso, lo que le permitirá realizar eventos de todo tipo que ya no se considerarán, como hasta ahora, extraordinarios, puesto que la licencia de la plaza recogerá otras posibilidades de uso más allá de las estrictamente taurinas.