Hacer «botellón» se multará con un mínimo de 500 euros desde el 15 de julio

La nueva Ley de Drogodependencias endurece las sanciones: los mayores de edad no podrán hacer cursos para evitar la multa

madrid Actualizado:

Hacer «botellón» será multado desde el próximo 15 de julio de manera directa, con 500 euros para los menores de edad y al menos 600 euros para los mayores de 18 años, sin que exista la posibilidad de hacer cursos en beneficio de la comunidad para evitar la sanción.

El Boletín Oficial de la Comunidad de Madrid (BOCM) ha publicado la Ley 2/2012 de 12 de junio de Dinamización de la Actividad Comercial en la Comunidad de Madrid, aprobada en la Asamblea de Madrid el pasado 7 de junio y que incluye una modificación de la Ley de Drogodependencias de la Comunidad.

Esta modificación entrará en vigor el próximo 15 de julio y se refiere a las sanciones previstas por consumo de alcohol en la vía pública, estableciendo multas de 500 euros para los menores de edad. Para los mayores de edad «la sanción aplicable será el doble de la prevista» anteriormente, que oscilaba entre los 300 y los 30.050 euros, por lo que pagarán al menos 600 euros.

Infractor reincidente

Si el infractor hubiera sido sancionado –mediante resolución firme en la vía administrativa– por el mismo motivo en los seis meses anteriores, la multa se elevará en 500 euros por cada una de las reincidencias. La ley estipula que serán los ayuntamientos los encargados de llevar a cabo el procedimiento sancionador, y no prevé la posibilidad de hacer trabajos en beneficio de la comunidad, como ocurría hasta ahora.

El director general de La Viña-Asociación Empresarial de Hostelería de la Comunidad de Madrid, Juan José Blardony, ha valorado, en declaraciones a Efe, el cambio en la ley, que permite multar directamente a los infractores. Ha recordado que ahora las sanciones consisten en primer lugar en prestaciones en beneficio de la comunidad «que no podrán imponerse sin consentimiento del infractor» y a las que normalmente los infractores se acogen para no pagar la multa, pero que en muchos casos no realizan debido a la cantidad de casos, que en 2011 fueron más de 40.000.

En opinión de La Viña ahora hay «impunidad» y se consume alcohol en las calles «en contra de las normas de convivencia y de la legalidad», lo que además afecta a los empresarios, ya que las molestias que causan las personas que hacen «botellón» generan un ruido y unas molestias que acaban repercutiendo en la hostelería.