Los vecinos de Boadilla del Monte se han volcado en la búsqueda de su vecina María Piedad - ÁNGEL DE ANTONIO
DIEZ MESES SIN MARÍA PIEDAD

La Guardia Civil no halla restos de la joven de Boadilla en el vertedero de Pinto

Tras cinco meses de búsqueda entre la basura, sólo han aparecido huesos de animales y ropa que no pertenece a la desaparecida. Además, los buzos han rastreado sin éxito varios kilómetros del fondo del río Guadarrama

CARLOS HIDALGO
MADRID Actualizado:

El próximo miércoles, día 12, se cumplen diez meses de la desaparición de la joven de Boadilla del Monte María Piedad García Revuelta, de 31 años. La Guardia Civil no ha dejado ni un momento de rastrear palmo a palmo toda la mitad oeste de la región, especialmente. La última novedad en las pesquisas se produjo hace apenas unos días: durante el mes de septiembre, los agentes han rastreado el río Guadarrama; además, han analizado los restos óseos hallados en el vertedero de Pinto, donde se está escudriñando desde principios de mayo pasado. Pese a lo exhaustivo de la investigación, no se ha hallado pista alguna que lleve al paradero concreto de la chica.

Los restos óseos eran de un jamón, animales y una calavera de estudiantes de Medicina

Como se recordará, María Piedad desapareció la madrugada del 12 de diciembre de 2010, cuando abandonó la cena-fiesta de Navidad de su empresa en compañía de su ex pareja, Javier Sánchez-Toledano. El hombre, que es prácticamente el único sospechoso de la desaparición de María, apareció tres días después muerto en San Lorenzo de El Escorial. Se había colgado de un tendido eléctrico, sin dejar dato alguno sobre su ex.

Durante las últimas semanas, más allá de los rastreos de las distintas patrullas de la zona, se han practicado dos búsquedas más concienzudas. Una de ellas, en el vertedero de Pinto. Nada más descubrirse lo ocurrido y con la pertinente orden judicial, los agentes separaron toda la basura que llegó desde Boadilla del Monte. Entre ella, la que había en unas grandes bolsas, más de lo normal, según un testigo, y que pertenecían al supermercado donde María Piedad y Javier trabajaban.

Hasta finales de este año

Según ha podido saber ABC, hasta ahora sólo se han encontrado huesos de distinta índole, que, tras su análisis, no han arrojado ninguna pista: eran restos óseos de jamones, de animales e, incluso, una calavera utilizada por estudiantes de Medicina. También se ha hallado ropa y bolsos, pero no pertenecían a María Piedad. Esta parte del trabajo, que en principio iba a durar tres meses y que, visto los resultados, podría extenderse hasta finales de año, se ha dividido en tres etapas, de menor a mayor precisión.

Los repetidores telefónicos señalan que estuvieron más de una hora donde se unen cuatro municipios

Paralelamente, durante el mes de septiembre se ha rastreado el río Guadarrama: se han peinado sus márgenes pero también la Unidad de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil ha rastreado el fondo arenoso y sus sedimentos. Esta batida se ha extendido por cuatro municipios, Boadilla del Monte, Brunete, Villanueva de la Cañada y Villaviciosa de Odón, muy especialmente unos 3 kilómetros de este trecho.

¿Porqué esos cuatro municipios? Porque donde se unen es la zona desde la que más señales emitieron los teléfonos móviles de María Piedad y Javier durante la madrugada de su desaparición. Así ha quedado constatado en los numerosos cotejos de los repetidores de telefonía móvil. En esa zona que surca el río Guadarrama la señal de la triangulación apunta a que ambos permanecieron más de una hora . Otros puntos «sospechosos» son la Ciudad Financiera del Santander, en Boadilla del Monte, y en Bosque Sur (Fuenlabrada).