Estación de Bicimad de Paseo del Prado
Estación de Bicimad de Paseo del Prado - MAYA BALANYA

Bicimad y la Funeraria: las otras municipalizaciones oscuras y fallidas de Ahora Madrid

MadridActualizado:

Cuatro años es poco tiempo para abarcar un guión ambicioso que no se preveía en el programa electoral. El Ayuntamiento «del cambio» que representa Manuela Carmena ha querido experimentar con un éxito fracasado, al menos hasta el momento, la conversión de servicios privados a dominio público. A los pocos meses de llegar a Cibeles, último trimestre de 2015, la delegada de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, propuso a Bonopark, la empresa que gestionaba Bicimad, comprarle la cesión del servicio. Consideró que ésta era la mejor opción ante el órdago de la empresa navarra de pedir un reequilibrio económico de 3,5 millones de euros debido a las pérdidas de 300.000 euros mensuales que acusaban.

El acuerdo que selló Sabanés y el gerente de la EMT, Álvaro Fernández Heredia, a puerta cerrada con el socio privado fijaba 10,5 millones de euros por un Bicimad en pésimas condiciones. La investigación de ABC al respecto demostrando que no había auditorías ni informes técnicos previos para avalar dicho importe y la presunta falsificación de documentos posteriores ha acabado con la remunicipalización en los tribunales. El PP que representa José Luis Martínez-Almeida se querelló contra Sabanés y Fernández Heredia por malversación y prevaricación. La jueza que instruye el caso pidió toda la documentación.

Los otros datos que callan

Las prisas por hacerse con la bicicleta pública han puesto contra las cuerdas a la delegada al entregar este cheque en blanco a Bonopark, a cuyos socios mantiene como operadores tecnológicos y proveedores a través de otras empresas pantalla. La magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 52 de Madrid admitió a trámite la querella del PP en febrero pasado. En paralelo, en enero se acordó en Pleno celebrar una comisión de investigación para esclarecer las supuestas irregularidades. El último viernes se desarrolló la cuarta sesión, arrojando más dudas sobre la contratación a PP, PSOE y Cs.

Fue también este diario el que a principio de este mes dio luz a una cifra y a unos hechos que ocultaba la Corporación. La Funeraria, que pasó a manos del Ayuntamiento el mismo mes y año en que se firmó el contrato de cesión de Bicimad, en septiembre de 2016, perdió 4,6 millones de ingresos en facturación en 2017. También bajó en ocho puntos su cuota de mercado. Sin embargo, los datos que siempre han hecho públicos son los de los beneficios de la nueva sociedad funeraria, engrosados por inyecciones municipales y la exención de no pagar IBI ni Impuesto de Sociedades. Además, ABC también reveló que Ahora Madrid utilizó dos informes externos para justificar esta remunicipalización y cortó el texto de uno de ellos donde se decía que la gestión del socio privado en la Funeraria era «óptima», así como sus inversiones.