Batman contra las plagas

Un solo murciélago, durante sus vuelos crepusculares, puede capturar alrededor de quinientos insectos. No es extraño, por lo tanto, que este mamífero se haya convertido en una de las principales

MIGUEL OLIVER. MADRID.
Actualizado:

Un solo murciélago, durante sus vuelos crepusculares, puede capturar alrededor de quinientos insectos. No es extraño, por lo tanto, que este mamífero se haya convertido en una de las principales soluciones contra las plagas forestales. En España existen veintiocho especies de quirópteros, que se alimentan de insectos voladores. La Comunidad de Madrid acoge a veinticinco de ellas.

En todos los países europeos, los murciélagos están legalmente protegidos. De hecho, en la Directiva Hábitats, en su Anexo II -referida a especies de interés comunitario para cuya conservación es necesario designar zonas especiales de conservación- aparecen diecinueve clases de mamíferos, de las que once son murciélagos. Entre el resto, se encuentran algunas tan significativas como el oso o la nutria.

En el Catálogo Regional de Especies Amenazadas, la Comunidad incluye en la categoría de «vulnerables» ocho especies de estos quirópteros: murciélago pequeño de herradura, grande de herradura, mediterráneo de herradura, ratonero grande, ratonero mediano, orejudo meridional (en la ilustración), orejudo septentrional y, por último, el murciélago de cueva. Para un mayor control de estos ejemplares, la Consejería de Medio Ambiente ha puesto en marcha un programa de seguimiento del estado de las poblaciones cavernícolas de esta especie que, en el año pasado, se centró en la zona norte y noroeste de la región.

Analizar las principales poblaciones

Los objetivos pasan por conocer el estado de las principales poblaciones de murciélagos de Madrid, inventariar los refugios de importancia y marcar a todos los individuos con anillas. Durante el ejercicio anterior, los trabajos identificaron nueve especies, siete de ellas incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas. En los dieciséis refugios visitados se contabilizaron más de 3.700 ejemplares.

Las primeras conclusiones del estudio confirman la estabilidad de las poblaciones de las tres especies mayoritarias (murciélago grande de herradura, ratonero grande y de cueva). Incluso, apuntan, algunas de estas colonias han experimentado un crecimiento significativo.

De los ejemplares contabilizados, el más común es el murciélago grande de herradura. El refugio más relevante para esta especie está en la zona del embalse de Picadas, uno de los más importantes de invernada de la Península Ibérica, y donde se ha experimentado un crecimiento de población del 15 por ciento, hasta superar el millar de ejemplares. Como refugio de cría, se puede citar una galería en la Cuenca del Río Lozoya, así como en la Sierra Norte, donde se ha detectado una nueva colonia reproductora de más de un centenar de individuos.

La Comunidad, además, ha localizado una colonia de cría del murciélago ratonero grande en una cueva del área de Patones, y ha confirmado la presencia de una colonia en una cueva de Pinilla del Valle. En las mismas zonas está el murciélago de cueva, que también tiene una colonia singular en el embalse de Picadas.