Los restaurantes del callejón de Puigcerdá
Los restaurantes del callejón de Puigcerdá - ISABEL PERMUY

Barrio de Salamanca: «Los restaurantes de Jorge Juan se irán si les obligan a cerrar antes»

Hosteleros y comerciantes de la zona cargan contra la intención de blindar el barrio contra el ruido

MADRIDActualizado:

La brecha entre las demandas de los vecinos de la calle de Jorge Juan, en el distrito de Salamanca, y las necesidades de los hosteleros y comerciantes del barrio es cada vez mayor. El objeto de la polémica en esta ocasión es, como ya adelantó ABC, la iniciativa que los propios residentes llevaron al Pleno de la Junta Municipal del Distrito el pasado martes para que el Ayuntamiento inicie los trámites para declarar estas callesZona de Protección Acústica Especial (ZPAE).

Esta reclamación, que fue aprobada con los votos de Ahora Madrid y PSOE, implicaría la reducción de horarios a discotecas, el adelanto del cierre de quioscos y terrazas y la limitación de la concesión de nuevas licencias. «¿Quién querría cenar en un restaurante que cierra a las 12 de la noche? Es absurdo. Los restaurantes de Jorge Juan se irán si les obligan a cerrar antes», indica a ABC la presidenta de la Asociación de Comerciantes de la Zona de Jorge Juan, Cristina Lanzarot.

El Ayuntamiento se comprometió a realizar un estudio técnico para medir la contaminación acústica del tramo de la calle de Jorge Juan entre Claudio Coello y Velázquez, además del famoso callejón de Puigcerdá, conocido como «la milla de oro gastronómica». «Estos estudios son complicados y deben combinar necesidades y demandas de dos colectivos bastante distintos», afirmó ayer la portavoz del gobierno municipal, Rita Maestre, tras la rueda de prensa posterior a la Junta de Gobierno. La edil de Ahora Madrid incidió en que hay que buscar el mayor «consenso posible».

La petición de decretar zonas de protección acústica especial, que limitan la apertura de locales nocturnos, entre otras medidas es, según la concejal una demanda «bastante habitual en zonas con mucha ocupación de ocio». Hasta la fecha, en Madrid existen tres ZPAE: Aurrerá, declarada en octubre de 2010 y actualizada el pasado 28 de junio, al incluirla en la de Gaztambide, en el distrito de Chamberí; en Centro, que se declaró en octubre de 2012; y en el área Azca-Avenida de Brasil, en el distrito de Tetuán, que se protegió en enero de 2015.

Los propietarios de los restaurantes del entorno de Jorge Juan defienden que las ZPAE que se han aplicado hasta ahora se sitúan en «zonas completamente diferentes». «Si se aplicase la protección acústica en nuestro barrio, el impacto económico en el barrio sería tremendo y supondría una gran pérdida de puestos de trabajo y de ingresos directos e indirectos», sostiene Lanzarot.

«Disuade el botellón»

Sólo en el tramo que está en cuestión se concentran 16 restaurantes, que traen consigo más de 700 empleos. «El callejón hay que cuidarlo mucho, porque es un activo muy importante para Madrid, es un gran atractivo turístico», defiende la presidenta de los comerciantes.

Uno de los objetivos de las ZPAE es el control exhaustivo de la venta ambulante y el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública. Este asunto, según los hosteleros, ya está controlado en el barrio. «Nuestra actividad disuade e impide que se cree un verdadero botellón, como sí que se hacía antes en estas calles», arguye Lanzarot, que incide en que los restaurantes aportan «una gran seguridad a los vecinos de la zona», ya que han contratado seguridad privada toda la noche. Para los locales afectados por la posible ZPAE esta zona es «un lujo que no se puede perder».