GUILLERMO NAVARRO

Barbero quiere poner trabas a la policía para identificar a inmigrantes en la vía pública

El CSIT-UP dice que el Ayuntamiento pone en entredicho su labor y la duplica, al añadir a la transmisión por emisora, informes en papel

Actualizado:

Una nueva polémica se cierne en el seno de la Policía Municipal. El Ayuntamiento de Madrid quiere «dificultar las identificaciones policiales de los inmigrantes en la vía pública y de toda la población en general, duplicando y ralentizando nuestro trabajo». Así lo denunció ayer el portavoz de CSIT-UP, José Francisco Horcajo.

A su juicio, el nuevo modelo que pondrá en marcha en noviembre de forma experimental el área de Seguridad, Salud y Emergencias que dirige Javier Barbero en la Unidad Integral del Distrito de Ciudad Lineal, «pone en entredicho la labor policial, es irrisorio, además de retrógrado, pues a la transmisión por emisora, añade ahora un informe escrito en papel en que figuran los mismos datos que se comunican por malla: qué agente hace la intervención, a quién y el motivo, con copia para ambas partes», indica Horcajo.

«Es hacer lo mismo dos veces, con lo cual el trabajo se ralentizará y si en una tarde ahora identificamos a 20 o 30, la cifra se reducirá a la mitad. Ahora tardamos un minuto por persona, nada que ver», precisó.

El protocolo experimental tiene como objetivo, según la nota de este sindicato que atribuye a fuentes municipales, «mejorar los procedimientos de actuación y garantizar a la población diversa, en especial a los colectivos más vulnerabales,un trato policial igualitario y no discriminatorio». Según el Consistorio, el nuevo sistema «obliga (a los agentes) a justificar el motivo de la identificación, les lleva a ser más selectivos y a emplear la sospecha razonable en lugar de los estereotipos basados en la etnia».

Identificaciones «eficaces»

CSIT-UP critica que el denominado por el Ayuntamiento «nuevo programa de identificaciones eficaces» consiste en la introducción de formularios que deben cumplimentarse cada vez que un agente hace un cacheo o identifica a algún ciudadano, con independencia del resultado de control, entregando una copia con información precisa de sus derechos y de las vías de denuncia disponibles a la persona en cuestión.

«No se fían de nuestra tarea ni de que actuemos con garantías. Creen que no obramos bien porque esto no tiene ninguna explicación lógica», indicó Horcajo. Recordó que algo similar supuso la instrucción sobre los manteros.

Agregó: «Con esas 'identificaciones eficaces' pretende dar garantías que ya existen sin necesidad alguna y obligará a que acumulemos cantidades ingentes de papel, como si retrocediésemos en el tiempo, ahora que todo está informatizado», recalcó el portavoz del CSIT-UP. Y todo ello, con la falta de mil efectivos en el Cuerpo.

Para colmo, Horcajo agrega que este programa, que se exportó de Fuenlabrada de donde procedía el suboficial «fichado» por el área de Seguridad para que pusiera en marcha la Unidad de Gestión de la Diversidad y la de los Delitos de Odio. «Es una mera copia y ahí no parar de protestar por la pérdida de tiempo y efectividad que supone», precisó.

Este sistema se puso en marcha también en Gerona, La Coruña y Castellón. No obstante, el portavoz sindical denunció que en lugar de alguna de estas ciudades, el Ayuntamiento ha preferido enviar a cinco mandos del Cuerpo a Northampton (Reino Unido) para hacer acciones formativas, «cuando nuestros índices de delincuencia son mucho menores que los suyos».