Javier Barbero, durante el acto en honor al patrono de la Policía Municipal, San Juan Bautista
Javier Barbero, durante el acto en honor al patrono de la Policía Municipal, San Juan Bautista - Guillermo Navarro

Barbero alega la regla de gasto para no dar más dinero a la Policía

Los sindicatos exigen el mismo trato que otros Cuerpos, como Bomberos y Movilidad

MADRIDActualizado:

La reunión de ayer era una de las más esperadas dentro de la negociación del convenio colectivo para la Policía Municipal de Madrid. El propio edil del ramo, Javier Barbero, anunciaba la víspera que esperaba que para septiembre o, a lo más tardar, octubre, ya habría paz social, pues consideraba que habían acercado posturas entre las partes. Pero nada más lejos de la realidad.

La mesa técnica estuvo sentada desde las diez de la mañana y hasta las tres y media de la tarde. De un lado, el jefe de Gabinete del concejal; del otro, los cinco sindicatos policiales. «Nos ha vuelto a poner sobre la mesa la misma oferta: venta de días y ni hablar de subida de sueldo. Ahora alegan que no pueden mejorar la retribución por culpa de la regla de gasto impuesta por el Gobierno central», indicó el secretario general de CSIT-Unión Profesional, José Francisco Horcajo.

Este sindicato se queja de que «para el resto no existe esa regla de gasto», en referencia a las subidas sustanciales que el Ayuntamiento de Manuela Carmena sí que ha dado a Cuerpos como los de Bomberos, agentes de Movilidad y Servicios Generales.

El debate, sin embargo, no es solo económico, insiste Horcajo; también quiere que el Área les asegure sus derechos sociales, como la garantía de poder tomarse los días libres que les tocan por exceso de jornada, cosa que, denuncian, no les da tiempo a hacer por la acumulación tan grande de horas.

El Consistorio les ha citado para un nuevo encuentro el 5 de septiembre. CPPM y CSIT-UP exigen que, antes, les presenten la propuesta por escrito, para saber con qué se van a encontrar. En teoría, consistirá en una venta de días superior a la del preacuerdo de hace meses y alguna modificación en la productividad.

CPPM, sindicato mayoritario en la Policía Municipal de Madrid, afirma tras lo ocurrido ayer: «Estamos como hace mes y medio, pidiendo lo mismo, que concreten cuántos días compran y cómo quedaría la productividad por escrito para poder valorarlo y avanzar algo». La negociación, de cualquier modo, no se ha dado por rota aún.

Medio año de protestas

Desde el Área de Seguridad y Emergencias del Consistorio explican: «Seguimos trabajando y acercando posturas para alcanzar un acuerdo sindical en la Policía Municipal que garantice las necesidades y los servicios en la ciudad; que mejore la planificación de los operativos; asegure los derechos laborales (libranzas, fines de semana, vacaciones); y se reconozca el esfuerzo de la plantilla provocada por el déficit de personal. Esta carestía es consecuencia de la falta de planificación de la Corporación anterior (que estuvo cinco años sin sacar una sola plaza para Policía Municipal) y el aumento de actividad de la ciudad».

Las conversaciones para el convenio se iniciaron en febrero, y desde entonces las protestas no han cesado, al considerar los agentes que el Ayuntamiento no ha dado ni un paso al frente en su postura. La orden de Manuela Carmena es atajar ya el asunto.