«Soy un banquero empobrecido, ayúdenme, por favor»
Uno de los manifestantes que ha parodiado la situación de la banca G. D. OLMO

«Soy un banquero empobrecido, ayúdenme, por favor»

GUILLERMO D. OLMO |
MADRIDActualizado:

Los tiempos están cambiando. Si antes eran ciegos o tullidos los que pedían limosna a la puerta de las iglesias madrileñas, ahora son los banqueros azotados por la crisis financiera los que recorren las calles de la Villa y Corte reclamando una «ayudita». Esa es al menos la ficción reivindicativa que han puesto en escena los activistas de Attac (Asociación por la Tasación de las Transacciones y de Ayuda al Ciudadano), movimiento social por la Justicia Económica Global.

En el marco de la gran manifestación contra la pobreza que ha recorrido el centro de la capital, decenas de militantes de este colectivo, ataviados con sombreros de copa, han parodiado la actual situación de la banca mundial. Si los pedigüeños al uso imploraban unas monedas, los integrantes de este colectivo han pedido a voz en grito: «¡Una inyección de liquidez para superar la crisis, por favor!».

El objetivo de esta representación burlesca es, según Ricardo Zaldívar, economista y portavoz de Attac, «denunciar en clave de humor el trato de favor dispensado por los gobiernos a unos señores, los banqueros, para superar una crisis que ellos mismos han provocado con su irresponsable avaricia y sus prácticas especulativas». Para Zaldívar, «aunque lo que se haga sea un chiste inofensivo, es cruel que se hayan inyectado miles de millones de euros de liquidez a los bancos, mientras hay millones de personas en el mundo, que sin ser culpables de nada, viven en condiciones paupérrimas».