La Red Bull X Fighters, que se celebró en la plaza de toros de Las Ventas
La Red Bull X Fighters, que se celebró en la plaza de toros de Las Ventas - DE SAN BERNARDO

Los ayuntamientos tendrán la llave para las macrofiestas desde octubre

El informe sobre seguridad que hacían se convierte en vinculante en un nuevo decreto regional, y de él dependerá la autorización autonómica

MADRIDActualizado:

Desde el próximo octubre, la «llave» para autorizar fiestas extraordinarias o espectáculos públicos singulares –como un concierto o una macrofiesta navideña– la tendrán los ayuntamientos. La autorización final la seguirá dando la Comunidad de Madrid, pero para ello se basará en un informe previo que haga el ayuntamiento afectado, y que será a partir de ahora vinculante: será cada Consistorio quien decida si el lugar donde se vaya a celebrar el evento reune todos los requisitos y cumple con la normativa.

El Gobierno regional tiene ya prácticamente cerrada la tramitación de un decreto de Gobierno que será el que regule este tipo de actividades recreativas extraordinarias a celebrar en Navidad, Fin de Año, Reyes y otras fiestas como Halloween, y también los espectáculos extraordinarios. Este decreto sustituye a una orden de 2002 de la consejería de Economía, que hasta ahora se dedicaba del tema.

La autorización expresa de la Comunidad es necesaria para estos eventos, según la Ley regional de Espectáculos Públicos. Pero en dos meses, según recoge ese decreto que está a punto de recibir la luz verde definitiva, ese permiso sólo se dará si antes el ayuntamiento ha emitido un informe positivo sobre la fiesta en cuestión. Un informe que hasta ahora emitía pero era sólo consultivo, y a partir de la puesta en marcha de la nueva norma será vinculante.

Responsable

Esto significa que el Ayuntamiento será el responsable de determinar si un local reune todas las condiciones y cuenta con los permisos necesarios para que se celebre en él una fiesta o un espectáculo extraordinario.

El decreto se refiere a aquellos eventos que se producen a lo largo del año con características distintas o en locales o establecimientos diferentes de los que los realizan habitualmente, que no figuren expresamente autorizados para ello en la correspondiente licencia. Y, de forma especial, los que con carácter extraordinario tienen lugar en periodos festivos, como Navidad, Fin de año o Reyes.

El año pasado, por ejemplo, la Comunidad de Madrid autorizó un total de ocho de estos eventos. Por un lado, hubo tres macrofiestas de Nochevieja, que se celebraron en la Casa de la Cultura de Navacerrada, el gimnasio municipal de Guadalix y el polideportivo de Griñón.

Además, se autorizaron conciertos de Alejandro Sanz y Guns and Roses en el estadio Vicente Calderón, una exhibición de camiones –el Monster Jam– en el mismo lugar y un espectáculo con motos –el Red Bull X Fighters– que se desarrolló en la plaza de toros de Las Ventas, además del VIII Festival de Música de la Ciudad de la Raqueta.

El decreto que está a punto de aprobarse no modifica ni el régimen de autorizaciones ni los requisitos para obtenerlas, pero sí cambia el hecho de que sean los ayuntamientos los que van a tener que comprobar el cumplimiento de las normas cuando se les reclame un informe sobre cada evento.

Los responsables de la consejería de Presidencia, de quienes depende esta competencia, aseguran que lo que se pretende con ello es que se garantice al máximo la seguridad en este tipo de espectáculos y macrofiestas, que pueden llegar a reunir a un gran número de personas.

Roces

El hecho de que el informe municipal se convierta en vinculante tal vez acabe con algunos roces que se han dado en el pasado entre administraciones. Como cuando el pasado verano, el Ayuntamiento realizó un informe negativo sobre la seguridad en un evento que la Comunidad preveía celebrar en la plaza de toros de las Ventas: el Red Bull X Fighters, a apenas unas semanas de su celebracíon. El Gobierno regional, titular de la plaza, anunció que la cerraría para realizar mejoras en materia de seguridad y el evento de motociclismo estuvo a punto de no celebrarse allí, aunque desde el Consistorio de Manuela Carmena se apresuraron a aclarar que su informe no era vinculante, y la decisión final sobre el evento era únicamente responsabilidad del Ejecutivo regional.

Los responsables de la consejería de Presidencia, a cuyo frente está Pedro Rollán, explican que es conveniente actualizar la norma porque la anterior data de hace 15 años.Se imponen requisitos mínimos en función del tipo y magnitud del espectáculo a celebrar.

El decreto regirá para las fiestas y eventos distintos a los que se realizan habitualmente en locales de espectáculos, y sobre todo aquellos de carácter extraordinario que tienen lugar con ocasión de Navidad, Fin de Año y Reyes, tengan o no finalidad lucrativa y sean sus organizadores entidades públicas o privadas. La autorización la seguirá dando la Comunidad, pero ateniéndose a lo que diga el ayuntamiento en su informe preceptivo y ahora también vinculante.

Se exigen memorias explicativas del espectáculo o la actividad a realizar, y requisitos como el número de espectadores o asistentes máximos previstos, la contratación de seguros, medidas de seguridad, instalación de servicios higiénicos, previsión de servicio de guardarropa, y en función del aforo previsto, incluso el servicio médico previsto.