El monumento a Mesonero Romanos, en la calle de Barceló, vandalizado por las pintadas
El monumento a Mesonero Romanos, en la calle de Barceló, vandalizado por las pintadas - INMA FLORES

El Ayuntamiento reforzará la limpieza durante las fiestas de Centro

La lucha contra los grafitis en Lavapiés y Embajadores y el cumplimiento de la ordenanza es uno de los objetivos primordiales

MADRIDActualizado:

Las fiestas más castizas de Madrid, que se celebran en Centro desde el pasado día 6 (cuando comenzó la verbena de San Cayetano), vienen este año acompañadas de un refuerzo del dispositivo de limpieza en Lavapiés y Embajadores. «La limpieza es una prioridad del distrito, ya que es necesaria para mantener el carácter residencial, comercial y turístico del barrio», indicó ayer el concejal, José Fernández Sánchez, durante la presentación de las medidas.

En este sentido, Fernández explicó que el refuerzo oscila entre las 20 personas y siete máquinas los días más tranquilos, y hasta las 46 operarios y 13 máquinas las jornadas en las que se espera mayor ajetreo. El dispositivo durará hasta el 13 de agosto, cuando finalizan las fiestas en honor a la Virgen de La Paloma. Las labores que se realizarán consisten en el barrido manual, el barrido mixto con sopladores, baldeos mixtos con agua y empleo de máquinas barredoras. Además, se han instalado ya en la zona 25 sanitarios químicos portátiles, que ascenderán hasta 50, en previsión de la mayor afluencia de público.

Asimismo, el concejal informó de que el Ayuntamiento está realizando una prueba en los grandes eventos con un nuevo sistema de bolsas de gran tamaño que funcionan como papeleras para facilitar las labores de limpieza. Durante estas fiestas se instalarán hasta 56.

Grafitis

Otra de medidas primordiales de este distrito será la lucha contra los grafitis. «Hay un número importante en estos barrios y la lucha contra los mismos será un objetivo prioritario del Ayuntamiento, tanto desde el punto de visto de la limpieza como desde el sancionador contra los infractores», indicó Fernández. En este sentido, manifestó que las pintadas no «embellecen las calles, sino que ensucian el aspecto de las mismas». El concejal abogó por hacer cumplir la normativa municipal y el régimen sancionador ya impuesto en las ordenanzas para solucionar el problema.