Pancartas en favor de «Alfon» y los agresores de Alsasua durante el conciero en Vallecas
Pancartas en favor de «Alfon» y los agresores de Alsasua durante el conciero en Vallecas

El Ayuntamiento de Madrid financia un concierto con apoyos a «Alfon» y a los agresores de Alsasua

Un encapuchado, además, arrancó y quemó una bandera de España de la caseta de Ciudadanos durante las fiestas de Puente de Vallecas

MadridActualizado:

Las fiestas del Carmen, en el distrito de Puente de Vallecas, tomaron el pasado viernes un cariz extremadamente radical durante el último concierto, financiado por la Junta municipal, que dirige el edil Paco Pérez. En la actuación del grupo Riot Propaganda, conocido por su extremismo y letras ofensivas, se exhibieron pancartas pidiendo la libertad de «Alfon», condenado por portar explosivos en la huelga del 14-N de 2012, y de los agresores de Alsasua, procesados por terrorismo por dar una paliza a dos guardias civiles y sus parejas. No solo eso: al tiempo que sonaba la música, un grupo de jóvenes arrancó una bandera de España colgada en la caseta de Ciudadanos y la tiró a una sartén con aceite hirviendo.

La presencia de Riot Propaganda y del resto de grupos que tocan en las fiestas del distrito, que se celebran desde el día 10 hasta mañana, está sufragada por el Ayuntamiento de la capital, que delega la organización en una concesionaria. La adjudicataria para este evento es la empresa Madriz STC, S.L., con un presupuesto total de 102.750 euros (IVA incluido). Aunque es esta sociedad quien trae a los diferentes artistas, es la Junta de Puente de Vallecas quien finalmente elige entre la terna de candidatos propuestos.

La empresa contratada propone los grupos que actuarán, pero es la Junta de Distrito quien decide

Según el pliego de condiciones, la entidad está obligada a contratar a cuatro grupos o artistas de distintos niveles para cada uno de los días, de los cuales dos deben tener un caché más elevado, de 15.500 euros cada uno, y el resto algo menor, de 6.000 euros. Así, en cualquiera de los casos, el mismo pliego establece que es la Junta quien elige al cantante o banda. «Las actuaciones estelares serán de artistas diferentes (o grupos), de primera línea en la categoría pop-rock español, que será determinado por el Distrito de entre los propuestos en la oferta de la empresa adjudicataria», dice el escrito para los dos grupos.

Bandera de España quemada
Bandera de España quemada

La relación del Consistorio con el polémico grupo Riot Propaganda, sin embargo, no es nueva. El pasado mes de marzo fueron invitados a la conocida como «Radio Carmena», la emisora que, en principio, fue concebida como escuela y espacio cultural, libre de tintes políticos. Ante los micrófonos de la radio municipal M21 pidieron la libertad para «Alfon». La defensa del joven delincuente, de hecho, ha sido uno de los frentes liderados por el propio Paco Pérez y otros ediles de Ahora Madrid, como Rommy Arce.

Lo cierto es que consignas como «#Altsasukoakaske», que exige que los siete agresores de la localidad navarra salgan de la cárcel –solo quedan tres en prisión–, no sorprenden a nadie. Entre las letras de Riot figuran barbaridades como «Poético como el cáncer de Esperanza Aguirre»; «España pide a gritos menos flores y más pasamontañas» o «Queremos nuestra propia guillotina en la Puerta del Sol». El pasado 4 de julio, la Fiscalía de la Audiencia Nacional pidió 50 años para cada uno de los procesados del caso.

«Siempre pasa algo»

El segundo episodio fue casi en paralelo al concierto. En torno a las 23 horas, según explicó a ABC Pedro Giménez, vocal vecino de Ciudadanos en el distrito, un joven con la cara cubierta se plantó ante la caseta del grupo municipal y quitó con violencia la bandera de España que habían colgado. «La arrancó y la tiró con el palo a una sartén con aceite hirviendo; llevaban toda la tarde insultándonos y pudo pasar algo peor».

No es la primera vez que sufren un ataque de este tipo en el barrio: «En las últimas elecciones, nos destrozaron la mesa; siempre es igual y siempre pasa algo». No obstante, el vocal de Ciudadanos asegura que la atención del concejal del distrito fue «perfecta en todo momento» y evita generalizar sobre sus vecinos: «Son cuatro radicales, no pueden manchar un barrio».