Vídeo: Prisión para Andrés Díez Díez - ATLAS

La Audiencia Provincial ordena el inmediato ingreso en prisión del profesor del Valdeluz

El riesgo de fuga, la gravedad de la pena y la posibilidad de reincidencia, las causas. Él había pedido seguir en libertad para cuidar a su mujer con deterioro cognitivo leve

Actualizado:

La Audiencia Provincial ha ordenado que ingrese en prisión el condenado por el caso Valdeluz. Será conducido a Soto del Real. Todo ello, después de que el Ministerio Público y las acusaciones particulares hayan pedido esta mañana en la vistilla que se ha celebrado en la Audiencia Provincial de Madrid el inmediato ingreso en prisión comunicada y sin fianza del profesor del Colegio Valdeluz Agustinos, Andrés Díez Díez, de 55 años, condenado por doce delitos de abusos sexuales continuados a sus alumnas por «el evidente riesgo de fuga, para evitar la reiteración delictiva, dada la gravedad de los hechos encausados, y por la elevada pena de prisión a la que se enfrenta».

El lunes pasado le fue notificada la sentencia en la que se pide una pena de casi 50 años de cárcel por dichos delitos cometidos, al menos, durante una década (204-2014) década en dicho centro docente y en la academia regentada por su mujer.

La vistilla se ha celebrado a petición de la fiscal que solicitó el mismo lunes su privación de libertad con carácter de urgencia. A esa medida se han adherido todas las partes, salvo la defensa. Una de las acusaciones ha pedido, incluso, que la prisión sea incomunicada.

«Jamás dejaré a mi mujer»

El letrado de la defensa, y el propio reo han pedido al tribunal de la Sección 23 de la Audiencia que se mantenga su actual situación de libertad hasta que la sentencia sea firme, ya que ha sido recurrida en casación pues Díez siempre ha sostenido su inocencia. Su abogado ha aludido al cumplimiento de todas las medidas cautelares en estos cuatro años y medio, al arraigo, a la buena relación familiar, a la falta de empleo y a su estado de ruina como motivos que impedirían la huida. Además, han aportado dos informes alusivos al deterioro cognitivo de su mujer, de 76 años, que padece alzheimer y «a la que tiene que cuidar y a sus graves problemas psicológicos y psiquiátricos a raíz de todo lo ocurrido».

Estas pruebas documentales han sido rebatidas por las acusaciones. «El deterioro cognitivo es leve y la dependencia no es del cien por cien y en prisión él puede recibir tratamiento», ha indicado una abogada. Otro letrado ha recalcado: «Su mujer tiene hijos que se pueden hacer cargo de su madre o él mismo tendría que haber pensado en una alternativa, a tenor de los hechos y la sentencia a la que se enfrenta». En cuanto a sus «graves trastornos» indicó que «se reducen a ansiedad. Yo también lo haría en su lugar».

Díez, con cambio de look, ha reiterarado los arguemntos de su defensa. «No ha habido riesgo de fuga ni lo va a haber si no me fui cuando pedían una pena mayor, 69 años, ahora menos aún pues mi mujer está enferma y no la voy a dejar nunca». De nada le ha servido