Atraca una gasolinera, roba un coche a punta de navaja y huye en sentido contrario por la M-30

La Policía sospechó al eludir un control. En la persecución circuló a 160 km/h y marcha atrás

MadridActualizado:

De traca. Sucedió la madrugada del domingo. El episodio protagonizado por un delincuente de 42 años tuvo varios capítulos, como las secuelas de las películas de serie B, solo que en este caso a punto estuvo de causar varios accidentes y atropellos con graves consecuencias. El caco fue detenido por la Policía Municipal tras circular en sentido contrario, marcha atrás y sin luces por la M-30 e intentar arrollar a varios funcionarios

Todo comenzó cuando ese sujeto se dirigió a pie a una gasolinera de la M-40 situada en el distrito de Puente de Vallecas con el fin de perpetrar un robo con violencia. A continuación, a punta de navaja, se apoderó del vehículo de una mujer para marcharse del lugar a toda velocidad.

Sin embargo, el vehículo sustraído fue interceptado instantes después en la Cañada Real Galiana por la Policía Nacional, por lo que procedieron a darle el alto, a lo que el individuo hizo caso omiso. Pisó a fondo el acelerador, intentando atropellar a los agentes que estaban delante.

Trató de embestir a los agentes

Entonces, emprendió la fuga por la A-3, seguido de cerca por un coche patrulla al que intentó embestir en reiteradas ocasiones, llegando a superar los 160 kilómetros hora, poniendo en peligro la vida de los conductores.

Tras zafarse de la persecución, veinte minutos después levantó las sospechas de unos policías municipales al esquivar el control de alcoholemia que habían instalado. Para ello, dio la vuelta y se introdujo en una calle en dirección prohibida, obligando a frenar a los vehículos que circulaban por ella.

En su desenfrenada fuga ya por la M-30, al ver que los agentes se acercaban no dudó en ir marcha atrás, en sentido contrario a la marcha, a gran velocidad, obligando al resto de conductores a esquivarles.

Poco despues, ya fuera del tercer cinturón, apagó las luces y se saltó varios semáforos en rojo. Tras perder el control del coche, chocó contra una furgoneta y emprendió una corta carrera a pie. Fue entonces cuando fue arrestado. Estaba en la avenida de la Albufera.

Tras ser cacheado, los agentes le intervinieron una n avaja de grandes dimensiones que escondía en la cintura y comprobaron que tenía del carné de conducir caducado. Y, averiguaron que era el autor del asalto a la gasolinera, del robo a punta de navaja del vehículo en el que se fugó y del intento de atropello a los agentes.