La calle de Santa Isabel, en Lavapiés, durante el rodaje de Terminator
La calle de Santa Isabel, en Lavapiés, durante el rodaje de Terminator - GUILLERMO NAVARRO

El asesinato de un productor de «Narcos» que provocó la llegada de Terminator a Lavapiés

La violenta muerte de Muñoz Portal resultó decisiva para el desembarco del rodaje de la nueva película de Schwarzenegger en Madrid y otros puntos de España

MadridActualizado:

En septiembre de 2017, el productor de Netflix Carlos Muñoz Portal fue asesinado en el céntrico Estado de México mientras buscaba localizaciones para la nueva temporada de la serie «Narcos». Un hecho que pudo resultar crucial para el desembarco del rodaje de la nueva película de la saga «Terminator» en Madrid y otros puntos de España. Según parece, la peligrosidad del país centroamericano hizo que la caravana de Hollywood optase por cruzar el Atlántico para convertir una calle de Lavapiés (Centro) o una plaza de Pueblo Nuevo (Ciudad Lineal) en un barrio de Ciudad de México.

Muñoz Portal, de 37 años y con más de una década en la industria cinematográfica, apareció asesinado a balazos y dentro de un vehículo, en la comunidad de San Bartolomé Actopan del municipio de Temascalapa. Estaba trabajando en la cuarta temporada de la serie de narcotraficantes «Narcos», que aborda el tema del cártel de Juárez. Colindante con la capital, el Estado de México es la región más poblada del país y una de las más peligrosas.

El violento suceso tuvo lugar en un paraje rural al que el asistente de producción viajó sin escolta, pese a ser una de las zonas más peligrosas del país. El Estado de México es la región más poblada de México y una de las más violentas, con 182 casos de homicidios registrados el pasado mes de julio, según recoge Ep. La principal hipótesis que manejaron los medios nacionales entonces es que los asesinos pudieron haber atacado a Muñoz al verlo solo con un equipo fotográfico.

Es por ello que la película que volverá a juntar a Arnold Schwarzenegger y Linda Hamilton, los protagonistas de la primera entrega, trasladaron sus bártulos a la capital, cuyo protagonismo en la industria cinematográfica crece a pasos agigantados. Las calles de Madrid han servido de escenario para 3.987 rodajes sólo en los primeros cuatro meses de 2018, la mayoría para anuncios publicitarios. En ese tiempo se han rodado siete películas y alrededor de 40 cortometrajes.

Se trata de un «momento dulce» para la capital en lo que a películas y rodajes se refiere, según reconocieron a Servimedia desde la City of Madrid Film Office, un servicio dependiente del Ayuntamiento que se encarga de asesorar y ayudar a las productoras para que rueden sus ‘films’ en la capital. De enero a abril, la ciudad ha sido el escenario de 362 proyectos audiovisuales, el 47% anuncios. Sin embargo, también destacan los cortometrajes (11%), programas de televisión (11%), reportajes fotográficos (9%) o series (7%).

Los largometrajes apenas representan un 2%, pero entre ellos hay grandes producciones como ‘Mientras dure la guerra’, de Alejandro Amenábar; ‘Bajo el mismo techo’, de Juana Macías o el propio trabajo de ‘Terminator 6’. Entre las series de ficción destacan las primeras temporadas de ‘Arde Madrid’ (Movistar +) y ‘La otra mirada’ (Boomerang TV y TVE), así como las segundas temporadas de ‘Las chicas del cable’ (Bambú Producciones y Netflix) o ‘Paquita Salas’ (Apache Films y Netflix).

Del total de permisos solicitados al Ayuntamiento, 2.458 corresponden a rodajes de dimensiones reducidas que no implican un coste para el solicitante, pero otros 1.529 son permisos de ocupación de vía pública que implican rodajes de mayores dimensiones, y que conllevan una tasa municipal. Todos estos proyectos rodados en vía pública han supuesto un ingreso de 127.012,52 euros para las arcas municipales sólo durante el primer cuatrimestre del año. Y es que cualquier producción audiovisual que necesite ocupar una calle debe solicitar un permiso en el Negociado de Autorizaciones de Rodajes del Ayuntamiento de Madrid.