La gasolinera Cepsa del Campo de las Naciones donde se cometió el asalto
La gasolinera Cepsa del Campo de las Naciones donde se cometió el asalto - Fotos: José Ramón Ladra
En Barajas

Asaltan a mazazos una gasolinera con dos empleadas dentro: «Estaban muertas de miedo»

Los ladrones llegaron a bordo de un BMW y reventaron las dos máquinas tragaperras de la cafetería del establecimiento

MadridActualizado:

El susto para los dos trabajadoras que cubrían el turno de noche en la gasolinera Cepsa de Campo de las Naciones, en el kilómetro 7,4 de la M-40 (Barajas), fue mayúsculo. A bordo de un BMW de color gris, cuatro encapuchados llegaron pasadas las dos de la madrugada del jueves y reventaron con mazas el cristal de la cafetería del establecimiento, cerrada en ese momento. En apenas cinco minutos, accedieron al interior y destrozaron las dos máquinas tragaperras para sustraer la recaudación antes de marcharse a toda velocidad. Mientras eso ocurría, las empleadas abrieron la puerta de atrás para esconderse en el túnel de lavado y llamar a la Policía. «Estaban muertas de miedo», reconocía ayer a ABC una de sus compañeras.

Los asaltantes, ataviados con guantes y el rostro cubierto, sabían de sobra lo que hacían. Mientras uno esperaba en el coche -parado con el motor en marcha y situado de frente a la salida para huir rápidamente- y otro vigilaba en la entrada, el resto de la banda se apoderaba del botín tras romper a golpes el escaparate y entrar a por los cajetines metálicos de las máquinas tragaperras. En el propio agujero por donde accedieron, dejaron ti rada una caja similar que llevaban consigo antes de perpetrar el robo.

«Mis dos compañeras podía haberse encerrado en una habitación de la propia estación (abierta las 24 horas), pero decidieron salir fuera ante el temor de que los ladrones pudieran entrar», añadía la asalariada, consciente de que hubiera sido casi imposible que llegaran a romper la puerta metálica del habitáculo. En declaraciones a Telemadrid, las dos afectadas relataban ayer que, nada más escuchar «los terribles golpes», ya imaginaron que se trataba de un robo, por lo que decidieron ocultarse en el túnel de lavado e ir relatando por teléfono lo que estaba sucediendo. Pese al rápido aviso, los delincuentes escaparon antes de la llegada de los agentes.

El cristal que reventaron para entrar
El cristal que reventaron para entrar

La Policía busca ahora con las cámaras de seguridad de la gasolinera alguna pista con la que conseguir su identificación. Dada la profesionalidad de los malhechores y el hecho de que utilizaran un BMW de gran cilindrada, previsiblemente robado, los investigadores sospechan que los autores sean los mismos que han cometido otros pillajes similares en los últimos tiempos.

Días atrás, un grupo de cuatro personas también a bordo de un BMW gris perla irrumpieron en la misma noche en una farmacia del barrio de Montecarmelo (Fuencarral-El Pardo), un restaurante de la avenida de Pablo Neruda (Puente de Vallecas) y un bar situado en la confluencia de las calles de Lago Eire y Villardondiego (Vicálvaro). No obstante, a diferencia del saqueo en la cafetería de la gasolinera de Campo de las Naciones, en estos tres casos tuvieron que marcharse de vacío ante el temor a ser detectados.

En la madrugada del 13 de agosto, tuvo lugar otra oleada de robos a establecimientos bajo el mismo modus operandi. En otro vehículo de elevada potencia, los aluniceros lograron penetrar en un bar-restaurante de la avenida de La Gavia (Villa de Vallecas) y una farmacia del barrio del Pilar. Valiéndose de mazas, destrozaron las puertas de acceso y se llevaron las cajas registradores de ambos locales.

En abril, varios individuos forzaron la persiana metálica de un bar de la calle de Gabriel Usera y sustrajeron más de 1.000 euros de la máquina tragaperras, que también reventaron con las mazas. Después, huyeron a todo prisa subidos en un BMW. La misma marca alemana de coches empleada por un grupo organizado que reventó en febrero un salón de juegos del distrito de Carabanchel, apoderándose de un cuantioso botín de 7.000 euros.