Arruinan una boda fingiendo su muerte por 1.500 euros

La Fiscalía pide cárcel para un padre y un hijo que fingieron haber fallecido para estafar una celebración que ya habían cobrado

MadridActualizado:

Un hombre y su hijo fingieron haber fallecido para no servir un banquete de boda que ya habían cobrado, y estafar así a los familiares de los novios 1.500 euros.

El 25 de julio padre e hijo concertaron con los familiares de los novios el servicio y cobraron los 1.500 euros que costaba el banquete.

Los acusados, dueños de la empresa «Catering Módena», obraron «a sabiendas de que no iban a realizar el servicio y se iban a apoderar del dinero».

Cuando se acercó la fecha de la boda, los propios acusados comunicaron que el evento debía cancelarse porque tanto el dueño de la empresa, Jesús, como su hijo, Yerai, habían fallecido, lo que luego «resultó acreditado que era falso».