Uno de los trenes del Metro de Madrid en revisión para la retirada del amianto, cuya presencia está marcada con un distintivo rojo
Uno de los trenes del Metro de Madrid en revisión para la retirada del amianto, cuya presencia está marcada con un distintivo rojo - GUILLERMO NAVARRO

Argentina hará chatarra los trenes que le vendió Metro en 2011 al hallar amianto

Fueron adquiridos por el entonces alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, por cuatro millones de euros

MADRIDActualizado:

El presidente de la empresa de Metro de Buenos Aires, Sbase, ha afirmado que harán chatarra de los vagones comprados a Metro de Madrid en 2011 y en los que se ha detectado la presencia de amianto. Así lo publicaba este martes la publicación de la capital argentina «Nueva Ciudad».

De acuerdo con esta publicacíon, el presidente de la empresa estatal aseguró que «hemos contratado a una empresa autorizada para que hagan la disposición final de los componentes con amianto. A los coches se los chatarreará».

Los trenes fueron vendidos por Metro de Madrid a los responsables del suburbano de Buenos Aires en el año 2011. Pero este año, al descubrirse en la capital española la existencia de amianto en componentes de varios trenes, en Argentina también realizaron inspecciones para comprobar el estado de los convoyes que llegaron de España.

La empresa bonaerense, tras abrir una comisión para estudiar el asunto -en respuesta a las protestas de los representantes de los trabajadores de la compañía- ha acabado reconociendo la presencia de asbesto en la Línea B del Metro bonaerense.

«Ante la primera noticia de que los CAF 5000 tenían materiales con asbesto, preventivamente los retiramos de circulación», dijo el presidente de la compañía, Eduardo de Montmollín, en una entrevista con el portal enelSubte. Y agregó: «Hemos contratado, con intervención de la Agencia de Protección Ambiental, a una empresa autorizada para que hagan la disposición final de los componentes con amianto. A los coches se los chatarreará».

Los trenes comprados costaron a Buenos Aires 4 millones de pesetas. El entonces alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, acudió en persona a Madrid para inspeccionar los convoyes antes de formalizar la compra.