Arganda no hace caja con el rock
La Ciudad del Rock, en Arganda del Rey

Arganda no hace caja con el rock

ANA MELLADO | MADRID
Actualizado:

La cuenta atrás ha terminado. El escenario Mundo ya está preparado para que sus 800 kilovatios iluminen a las estrellas más internacionales del panorama musical. En la carpa electrónica ya se han realizado las últimas pruebas de sonidos para que dj´s de la talla de Wally López o Ismael Rivas encuentren todo a punto. Restaurantes, aseos, espacios recreativos infantiles, zonas verdes atracciones -una noria y una tirolina-, comercios...

Esta tarde a las 19.00 horas se volverán a abrir las puertas de la Ciudad del Rock, situada en Arganda del Rey (Madrid). Los primeros en pisar los escenarios, Pereza y Bon Jovi y la que concita más expectación entre los niños, Myley Cirus -la conocida Hannah Montana-.

Se esperan unas 100.000 visitas diarias, pero pocas pisarán Arganda en sí. Los residentes, hosteleros y comerciantes de este municipio, situado a 22 kilómetros de la capital, apenas notan la celebración de este macrofestival.

Lejos de convertirse en la oportunidad perfecta para hacer caja e incrementar sus beneficios por cinco días, la localidad queda medio desierta. La organización de Rock Río canaliza al público de tal forma que prácticamente nadie llega a Arganda del Rey para tomar un café o comprar un bocadillo entre concierto y concierto. Así lo expone el presidente de la Asociación de Hosteleros el Páramo que integra a 70 establecimientos del municipio. «Rock in Río hace que suene el nombre de Arganda del Rey, pero a los que vivimos aquí no nos afecta para nada, ni supone beneficios para los establecimientos», asevera Antonio José. Desde esta asociación han solicitado al Ayuntamiento la posibilidad de que se fomentara el consumo en los locales del municipio, pero con poco éxito.

«En vez de ser un fin de semana con más afluencia, ocurre todo lo contrario. La gente que habitualmente sale de fiesta por Arganda se va a Rock in Río. En los colegios de Arganda han repartido invitaciones para que los críos vayan al concierto de Hannah Montana, así que arrastrarán a sus familia y pasarán el día entero allí. El festival incluye sus propios servicios de restauración» explica el encargado de una cafetería situada en el centro neuráligico de la localidad,

Otro de los obstáculos que separa al pueblo del contacto con el público son los tres kilómetros que existen entre Arganda y el parque temático de la música. El gran complejo musical de 200.000 metros cuadrados, donde se desarrolla toda la actividad, se halla en las proximidades de la carretera de Valencia A-3.

Desde otro establecimiento de restauración señalan que los autobuses gratuitos que parten cada quince minutos desde el estadio Santiago Bernabéu y la parada de metro de Arganda del Rey también dificultan el que algunos de los aficionados puedan pasarse por el pueblo. El horario de los 800 buses que recogen a los visitantes presta un amplio servicio desde las 15.00 hasta las 06.00 horas, excepto el domingo que finaliza a las 03.00 horas. «Los autocares los lleva y los trae dejándolos directamente en las instalaciones del festival, aquí la celebración de Rock in Río, como si no existiera», lamenta la encargada. En los casi ochenta kilómetros cuadrados de Arganda del Rey los únicos que han colgado el cartel de completo durante estas fechas son los dos grandes hoteles del municipio.

«La ocupación es de un 100% para hoy, mañana, el domingo y el día 14, que son los días fuertes», aseguran fuentes del Hotel AC Arganda.

La afluencia de público podría superar la cifra de la edición de 2008 ya que este año, a pesar de la dura situación económica, se ha vendido un 10% más de entradas.