aqui, tenemos, quitanieves, emergencias, recibio, llamadas, incidentes, toda, region, doble, normal
aqui, tenemos, quitanieves, emergencias, recibio, llamadas, incidentes, toda, region, doble, normal

«¡Aquí no tenemos ni sal ni quitanieves!»

CARLOTA FOMINAYA | MADRID
Actualizado:

No se libró casi nadie. La nieve convirtió la mañana de ayer, para muchos habitantes de la región, en un infierno. Los que usaron su vehículo personal se encontraron con serios problemas tanto en el interior de la capital, que se convirtió en una agobiante ratonera, como en varios municipios del norte y noroeste de la Comunidad, donde hubo atascos interminables.

Donde los madrileños señalaban falta de previsión, el consejero de Presidencia de la Comunidad de Madrid, Francisco Granados, sacaba pecho, y apuntaba que los servicios de la región habían funcionado «perfectamente», aunque reconocía que el teléfono de Emergencias 112 había recibido un total de 5.300 llamadas, el doble que un día normal.

Capital

Las aceras, pistas de patinaje

Además de una hora punta de colapso antológico en prácticamente toda la almendra central, hacia las nueve de la mañana la mayoría de aceras de la ciudad presentaban todavía peligrosas placas de hielo y nieve acumulada, con las consiguiente dificultad para transitar por ellas. Fuentes del Área de Medio Ambiente del Gobierno municipal aseguraron que habían hecho todo lo posible, al haber repartido desde el pasado domingo más de 2.000 toneladas de sal.

Noroeste

Congestión en el interior de los pueblos

Hasta una hora estuvieron algunos vecinos atascados en el interior de Pozuelo de Alarcón. Desde el Ayuntamiento, sin embargo, aseguraron haber potenciado el dispositivo previsto en el Plan de inclemencias meteorológicas «para saldar la jornada de la manera más efectiva posible».

Ya en la madrugada del 21, y ante los primeros indicios de nevada, el Ayuntamiento dio continuidad al plan preventivo y reactivó el protocolo establecido para estas ocasiones con la puesta en marcha de tres vehículos cuchilla y esparcidores de sal que actuaron, principalmente, en los accesos y vías principales del municipio. La máquina cuchilla quitanieves con esparcidor mecánico y las 50 toneladas de sal repartidas no consiguieron evitar el caos circulatorio en algunas zonas del interior de Pozuelo.

La impresión de los vecinos del municipio contiguo de Majadahonda fue la de que la nieve no se había limpiado correctamente. Muchos afirman que no pudieron salir de sus casas. No pasó ninguna máquina quitanieves pero desde el Ayuntamiento aseguran que había casi 100 operarios trabajando e incluso doblaron sus turnos.

También afirman que desde las cinco de la mañana había máquinas echando sal y «todo iba muy bien» hasta que volvió a nevar, lo que provocó que se helara parte de los 7.000 kilos de sal esparcidos.

En Las Rozas, los problemas también tuvieron que ver con los atascos y los accesos a algunas urbanizaciones. «¡Pero dónde está la sal! ¿Y los quitanieves?», se preguntaba Antonio, un vecino de la zona que no pudo ir a trabajar. Sin duda, la frase estrella de la mañana en muchos municipios y carreteras secundarias. En Torrelodones, donde llegaron a esparcirse hasta 8 toneladas de sal no hubo, según el Ayuntamiento, ninguna incidencia seria que lamentar.

Corredor del Henares

Accidente en la «rotonda de la Fiat»

El otro gran nudo se creó en las salidas de Alcalá de Henares, con viajes de dos horas para ir de Azuqueca, por ejemplo, a Vallecas. Los motivos podrían estar en un accidente que tuvo lugar en la llamada «Rotonda de la Fiat», que bloqueó durante un tiempo la salida de la M-300 y también en el gran atasco de la A-2. «Por estas razones la hora punta se alargó más de la cuenta», reconocen desde el Ayuntamiento de Alcalá de Henares, donde a partir de las 12 h. todo funcionó con normalidad.

Sur

Sin exámenes de conducir en Móstoles

Numerosas pruebas de circulación quedaron suspendidas como consecuencia de las placas de hielo y de la fuerte nevada caída en Móstoles, aunque a partir de las 11 de la mañana empezaron a hacerse algunos exámenes.