El patinete eléctrico, en lo alto del rocódromo de Rivas
El patinete eléctrico, en lo alto del rocódromo de Rivas

Aparcan un patinete eléctrico en lo alto de un gigantesco rocódromo

Hasta el Parque Bellavista tuvieron que acudir dos dotaciones de Bomberos para poder recuperar el vehículo

MADRIDActualizado:

Un rocódromo de 12 metros de altura es lo que tuvieron que escalar unos vándalos para lograr su objetivo: dejar «aparcado» un patinete eléctrico en lo alto de la torre, tan solo por diversión. La insólita imagen tuvo lugar ayer en el Parque Bellavista de Rivas.

Hasta allí acudieron, por la gracieta de los jóvenes, dos dotaciones de Bomberos de la Comunidad de Madrid procedentes del Parque de Arganda del Rey. Con un camión grúa, y la típica escala con la que se rescata a personas de las viviendas, los Bomberos consiguieron rescatar el vehículo eléctrico.

El patinete, según ha podido saber este diario, pertenece a la empresa Lime. Las personas que lo subieron infligieron las normas de utilización de la empresa de alquiler. Sus patinetes solo pueden usarse dentro de la M-30. Tuvieron que hacerse con él en algún punto de la capital y, en lugar de devolverlo, se lo quedaron. Hasta que decidieron dejarlo –eso sí, muy bien colocado– en la cima del rocódromo de la localidad.

Los patinetes son un blanco fácil para el vandalismo: robos y destrozos están a la orden del día. El hecho de que estén en la calle y no haya nadie que controle el estado en que se devuelven facilita el mal uso de los mismos. Muchos desaparecen, otros aparecen rotos, tirados en plena calle o en zonas en las que la empresa no opera.

El rocódromo de Rivas, en la avenida del Cerro del Telégrafo, está compuesto por un búlder grande de cuatro metros en el que se practica el bloque, y una torre de 12 metros (donde apareció el patinete) con 15 vías para subir con cuerda.