Anulado un divorcio al no estar la mujer informada

C. F. I MADRID
Actualizado:

Veintiséis años y tres hijos después, él se quería divorciar, e inició los trámites sin decirle nada a ella, que vivía en Venezuela. Al no presentarse ella el juicio se celebró en «rebeldía» y concluyó con una sentencia que dio por disuelto el matrimonio, sin acordar medidas paterno-filiales. Pero ahora el Tribunal Supremo ha declarado «rescindida y sin valor ni efecto alguno» la sentencia que disolvió el matrimonio de Valere D. B. y Luz Belinda N. M.. En concreto, por «maquinación fraudulenta» del marido, que ocultó deliberadamente la dirección del domicilio en Venezuela de su mujer, que no supo del proceso hasta que no viajo a España y solicitó un certificado de matrimonio, y no pudo así defender sus intereses. Según el relato de antecedentes de hecho de la sentencia del Supremo, la pareja contrajo matrimonio civil en Caracas en 1976 y tuvo tres hijos. En 2001, Valere D. B. se marchó del domicilio familiar y se estableció en España, donde, un año después, presentó una demanda de divorcio.

En ella solicitaba que no se estableciese pensión compensatoria alguna a favor de la esposa y que se estableciese una pensión de alimentos sólo para el tercero de sus hijos. La ahora demandante viajó desde Venezuela a Madrid en 2007 y comprobó que se hallaba divorciada en España. Según Ep, la mujer presentó entonces una demanda de revisión contra la sentencia, alegando que su marido nunca le comunicó sus intenciones.