El socialista Antonio Miguel Carmona
El socialista Antonio Miguel Carmona - ISABEL PERMUY

Antonio Carmona, de «candidato a todo» en Madrid a «aspirante a nada»

El edil que se enfrentó a Carmena y a Aguirre en 2015 por la capital abandona la primera línea de la política, pero seguirá como militante del PSOE y profesor de Económicas

MadridActualizado:

El que fuera la apuesta del PSOE para competir por la alcaldía de Madrid contra Manuela Carmena, Esperanza Aguirre y Begoña Villacís en 2015, Antonio Miguel Carmona (Madrid, 1963), abandonará en cuanto termine el mandato la primera línea en las filas socialistas. A través de una carta dirigida a al presidente del Gobierno y secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y al líder de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, el exportavoz en el Ayuntamiento les informó ayer de que renuncia a presentarse a las primarias a la Comunidad y al Consistorio de la capital.

Carmona tomó esta decisión tras ser excluido de las listas al Senado, pese que fue el más votado entre las agrupaciones socialistas con el 90 por ciento de los votos. Ferraz prefirió, sin embargo, que el diputado autonómico, Modesto Nolla, fuera en el puesto número dos a la Cámara Alta.

A partir de ahora, como afirma en su misiva, su actividad política quedará reducida a la Fundación Socialdemócrata, organización que fundó hace más de diez años y de la que es aún su presidente. «Seguiré siendo profesor de la Facultad de Ciencias Económicas, actividad en la que llevo más de 30 años ininterrumpidamente y acabaré la legislatura como concejal tal como le prometí a los madrileños y he cumplido», indicó.

Además de ser piloto y oficial del Ejército del Aire, Carmona fue diputado en la Asamblea de Madrid en dos legislaturas: de 1999 a 2002 y de 2011 a 2015. Tras la defenestración de Tomás Gómez como líder del PSM, Carmona sólo pudo contar con dos afines en sus listas a la alcaldía. Aunque Aguirre le ofreció el bastón de mando a cambio de no dar el poder a Manuela Carmena, el socialista siguió indicaciones de Ferraz y cedió a Ahora Madrid la capital sin condiciones. En las elecciones municipales de 2015 el PSOE, con Pedro Sánchez a la cabeza, obtuvo el peor resultado de su historia a nivel nacional. En Madrid, sin embargo, la candidatura de Carmona logró salvar la papeleta, y como él mismo destaca en su carta como un dardo directo a Sánchez, obtuvo «el mejor resultado de las cuatro grandes capitales».

Las fricciones dentro del grupo municipal y la victoria de Sara Hernández sobreJuan Segovia en el congreso extraordinario del PSOE-M fue la excusa para el conocido como «carmonazo». Hernández, muy cercana al aparato de Ferraz, sustituyó a Carmona apenas mes y medio después de que se convirtiera en portavoz municipal. El recambio fue Purificación Causapié, también vinculada políticamente a Sánchez, cuyo futuro está ahora también en el aire.

Precisamente, el puesto que le ofreció Hernández en su momento a cambio de que dejase la portavocía en el Ayuntamiento era en las listas del PSOE al Senado. Pero lo rechazó de forma tajante. «Yo no tengo precio», afirmó. «En algunos pesará la responsabilidad de la ruptura del partido», sostuvo, de nuevo, en una alusión velada a Sánchez.

Desde que fue apartado, a Carmona se le ha escuchado más veces defender sus argumentos en los platós de televisión donde colabora que en el pleno del palacio de Cibeles exponiendo sus propuestas.