Antología histórica del circo en el Price

El teatro recuerda los orígenes de esta disciplina explorando los límites del cuerpo

MadridActualizado:

Bécquer dejó en sus versos el convencimiento de que, «mientras haya en el mundo primavera, habrá poesía». El poder seductor de los días que empezarán el próximo jueves son también fuente de inspiración para Madrid. La capital dedica la llegada del equinoccio al noble arte del circo con la esperanza de que, como la poesía, no muera nunca. El Price ha estrenado su temporada «rascando» la memoria de los madrileños y subiendo a su escenario parte de la historia circense. El punto de partida fue el documental «Recuerdos del Circo Price. 1970», proyectado ayer con acceso libre hasta completar aforo.

Con el antiguo circo Price de Madrid –que estuvo en la Plaza del Rey desde 1880 hasta 1970– como protagonista, los recuerdos de quienes asistieron a sus últimas funciones pusieron voz a este homenaje. Entre ellos se encuentran espectadores, trabajadores y artistas que formaron parte de este templo de las artes escénicas que medio siglo después celebran las emociones y sensaciones vívidas allí.

El espectáculo «Rámper, vida y muerte de un payaso» sacó el homenaje de la pantalla para llevarlo al escenario del Price. Un recuerdo en vivo al payaso más célebre de los años 20 y 30 a través de un monólogo interpretado por Juan Paños, que relata el encuentro en la actualidad entre Rámper y Ramón, su alter ego. El ciclo continuará hasta el próximo 2 de junio con once proyectos entre los que se encuentran espectáculos nacionales e internacionales. Entre ellas destacan compañías internacionales como The Rat Pack, EA EO o los australianos Circa, que buscan conquistar de nuevo al público de la capital con sus acrobacias en el espectáculo «Humans».

«Un círculo en el círculo mismo del centro histórico y conectivo de Madrid; la ronda de Atocha, encrucijada de coches, trenes, manzanas de casas donde hubo fábricas y ahora un circo escondido», describe María Folguera, directora artística, sobre el espacio escénico que acoge el ciclo. «Vamos a viajar a las playas de Tánger, vamos a huir de casa, vamos a celebrar el Día Mundial del Circo, vamos a montarnos encima de una excavadora, vamos a ver quién sube más rápido por una cuerda. Vamos a descubrir cuántas maneras de hacer circo hay», invita al público.

En mayo, el Price experimentará otra forma de abordar la memoria del circo con «teatreras y cirqueras» que colaborarán para acercarse con sendos espectáculos a dos de las trapecistas más importantes de nuestra historia: la mítica grancanaria Pinito del Oro –que tras triunfar por medio mundo se cortó la coleta en el Price en 1970– y la gaditana Miss Mara, medalla de oro al mérito en Bellas Artes. Ambas fueron dueñas del aire, sobre sus trapecios, sin red.

El 6 abril, el Encuentro Universitario de Circo de Madrid (Eucima) celebrará en el Price su undécima edición. La gran gala internacional se ha consolidado como uno de los encuentros más longevos dedicados a esta disciplina artística en España. En ella se dan cita el talento joven y grandes dosis de humor. No será la única. La gala Saniclown –organizada por la Asociación Nacional de Payasos de Hospital– regalará sonrisas a los más pequeños, una primavera más.