Animadrid cumple 10 años

IGNACIO SERRANO | MADRID
Actualizado:

Este jueves comienza la semana grande para los amantes del cine de animación gracias al festival Animadrid, que en su décima edición vuelve a ofrecer ocho días de proyecciones con las mejores creaciones internacionales del género.

Desde el 24 de septiembre hasta el 2 de octubre, se exhibirán 140 películas en las tres sedes que el certamen tiene en Pozuelo de Alarcón: Mira Teatro, Mira Espacio Cultural y cines Kinépolis. Su director, Pedro Medina, asegura que «este año ha habido una participación excelente, pues se han presentado nada menos que 700 cortometrajes, y hemos vuelto a conseguir aunar lo mejor de la animación actual, tanto extranjera como española». Títulos como «Donkey XoTe» o «Planet 51» ponen de manifiesto que la «spanimation» tiene un gran nivel en la actualidad, y «desde Animadrid animamos a todos a que vengan a comprobarlo», dice Medina.

En el Mira Teatro se proyectarán las películas en sección oficial, que incluyen las Competiciones Internacionales de Cortometrajes, de Escuelas y de Cortinillas. Además, podrán verse dos documentales sobre la figura de Walt Disney, y se celebrará un homenaje a Walter Tournier. En los cines Kinépolis se ofrecerá un ciclo de cine familiar español, y en el Espacio Cultural tendrán lugar las sesiones informativas con invitados, y la celebración del décimo aniversario de Animadrid.

La Comunidad de Madrid puso en marcha la primera edición del festival en el Cine Bellas Artes, pero en 2001 el festival se trasladó a Pozuelo, donde se ha desarrollado estos años. La fiesta por el décimo cumpleaños de Animadrid incluirá la proyección de los cortometrajes premiados a lo largo de la última década, y la publicación del libro y DVD «10 años de Animadrid. Un recorrido por la animación española de la época». «Será una pequeña contribución a la bibliografía cinematográfica sobre la animación española, que es muy escasa», comenta Medina.

Sin largos

Aunque el festival ha resistido bien la crisis, no ha salido indemne y ha tenido que dar de baja la sección de largometrajes. «Es un apartado muy complicado -explica Medina-, pero no lo hemos eliminado sólo por la bajada del presupuesto. La coincidencia en el tiempo con otros festivales más grandes, como el de San Sebastián o el de Sitges, ha hecho que decidamos suprimirlo y centrarnos en los cortos, que tienen mucho nivel».

El festival también contará con secciones informativas, exposiciones y actividades paralelas múltiples entre las que cabe destacar a Argentina como país invitado, la sección «Una ventana abierta a América del Sur», o el apartado Animadrid Infantil. Esta última es «una de las apuestas más fuertes de Animadrid -asegura Medina-. Los más pequeños ven muchísima animación, tanto en la tele como en el cine, así que hemos querido hacer algo diferente». De este modo, el festival les brindará la oportunidad de aprender a realizar su propio cortometraje, «a través de talleres para enseñarles a manejar la plastilina, los recortables, las rotoscopias, etc.».

Todas las sesiones de Animadrid son de entrada libre, y se ha dispuesto un autobús gratuito, el Animabus, que saldrá todos los días desde la Plaza de España (a las 15:30, 18:00 y 21:00) con destino al Espacio Cultural Mira.