La bandera nacional y el emblema LGTBI ondean en el Ayuntamiento de Madrid - Ep

Almeida da protagonismo a la bandera de España y relega a un segundo plano la LGTBI

El Ayuntamiento coloca el emblema nacional en el centro de la fachada de Cibeles y el distintivo gay en un lateral

Madrid Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El Ayuntamiento de Madrid colgó sobre la fachada del Palacio de Cibeles una gran bandera de España. «Ahora que en otros ayuntamientos, como el de Ada Colau, se cuelgan símbolos que dividen, que ofenden, que insultan y que hacen apología del golpismo, se hace muy necesario reivindicar la bandera nacional y los valores que representa de unidad, concordia entre españoles y respeto a nuestra Constitución, garante de nuestras libertades y derechos», han reivindicado desde el Consistorio que lidera el regidor popular José Luis Martínez-Almeida.

Esta mañana ha sido el emblema del colectivo LGTBI el que se ha desplegado en un lateral. A diferencia de años anteriores el acto no ha contado ni con la presencia de asociaciones LGTBI ni con la de la oposición.

Villacís haexplicado ante los medios de comunicación que toda la oposición sabe que son «bienvenidos» a «todos los actos». PSOE y Más Madrid han indicado que no han recibido invitación, al igual que entidades como COGAM.

Todo ello en un acto precedido por cierta polémica al haber situado la bandera arcoíris en el lateral izquierdo de la fachada del Palacio de Cibeles al atender a criterios de Patrimonio para no dañar la fachada recientemente restaurada.

Este emblema, que tiene 15 metros de largo por 3 metros de ancho, no es el mismo que el del año pasado. «Después de haberse utilizado en los dos últimos años, está muy deteriorada, pues tiene huecos en su trama debido a su peso y su exposición al aire libre», explicaron fuentes municipales.

«Este año se ha optado por una bandera que es más ligera al estar microperforada, lo que permite un mejor anclaje para evitar el efecto vela, y que por su colocación en un lateral no afecta a ninguno de los relieves arquitectónicos de la fachada, recientemente restaurada», argumentaron las mismas fuentes.

La decisión de dónde colocar las dos banderas no está exenta de polémica. Al alcade de Madrid lo han acusado de querer contentar a Vox al relegar a un segundo plano la bandera LGTBI. Martínez-Almeida ha negado que esta haya sido «orillada» y ha defendido que esta decisión no ha tenido «absolutamente nada que ver» con «ninguna petición de Vox».

«La bandera (LGTBI), como dije, iba a ser colgada en la fachada del Ayuntamiento por ser representativa de un evento que da relevancia internacional a la ciudad de Madrid, pero ni voy a patrimonializar el Orgullo Gay como se hace desde la izquierda, ni voy a repartir carnets de buenos y malos, y tampoco voy a dejar de colocar esa bandera», ha explicado Almeida.