La Guardia Civil, hace unos días, ante el alijo incautado a una banda organizada - Vídeo: Drogas más puras y peligrosas

Alerta por el incremento de la «pantera rosa» en Madrid, la droga de la clase alta

La Policía Municipal se ha incautado en Usera, Arganzuela y Vallecas de este peligrosísimo sintético, muy de moda

MADRIDActualizado:

Como un goteo incesante se vienen registrando en los últimos tiempos distintas aprehensiones de la llamada «pantera rosa» o «cocaína rosa», que en realidad no es otra cosa que una metanfetamina (derivada del MDMA) carísima y muy dañina que puede causar incluso la muerte. El compuesto original es 4-bromo-2,5-dimetoxifeniletilamina. La Policía Municipal, por ejemplo, se ha incautado de distintas cantidades en distritos como Usera, Arganzuela y Vallecas. En estos casos, en pequeñas dosis e incluso en entornos de conciertos de música. Pero también la Guardia Civil ha desmantelado hace unos días un entramado que surtía de esa sustancia a clientes en mayor número y con ramificaciones en Colombia, donde tiene su origen este fenómeno.

Tan es así, que a su supuesto «rey», el antioqueño Alejandro Montoya Hincapié, alias «Alejo Tusibí», a quien también se le conoce como el «Pablo Escobar de las anfetaminas». Llamada 2CB (o «tucibí», por la fonética de sus siglas en inglés), se trata de una sustancia sintética que comenzó a distribuirse hace pocos años por fiestas de «aniñados» (como se conoce en Ecuador a los «pijos») de Samborondón (Guayaquil), pero también de la propia Colombia,Perú, Estados Unidos, Panamá y Chile, como quedó probada en una operación contra la banda de los Pri, liderada por un individuo apodado «Fokus».

Pero pronto dio su salto a Europa. En Madrid, la Policía Municipal ha arrestado a una mujer en un control de vehículos que conducía de manera sospechosa por Usera. En el bolso llevaba 11 bolsitas de tucibí. También se han producido detenciones en el Parque Rodríguez Sahagún (Arganzuela) y otro de Vallecas, durante un concierto de música electrónica. Porque esta sustancia, extremadamente adictiva y que se esnifa en polvo, se está prodigando en las llamadas fiestas «rave» o salvajes; no solo en Madrid, sino en ambientes del Levante y Cataluña. Los distintos Cuerpos policiales están en alerta ante el repunte que se está produciendo.

Aunque parezca contradictorio, también se la conoce como la droga de la clase alta por su precio: en el «mejor» de los casos, un gramo puede alcanzar los 100 euros, prácticamente el doble que el de la cocaína, que oscila entre los 50 y los 60, dependiendo del «camello» y de la pureza. Algunas fuentes policiales señalan que el coste por esos cien gramos o «pollo» puede llegar a los 900 euros, aunque en casos excepcionales.

Remesas a Ibiza

Es en esta época del año cuando su tráfico crece, por la cercanía de la época estival. El producto llega desde Colombia, generalmente, y viaja hasta Madrid, donde es almacenada y distribuida. Pero buena parte llega en verano a Ibiza, de cara a las fiestas interminables que se celebran en la isla balear, tanto en ambientes discotequeros como en algunos «chill-out» de moda.

Hace unos días, en la operación Benás, la Guardia Civil detuvo a 20 personas en Madrid, Guadalajara, Burgos y Huesca que se dedicaban al tráfico de cocaína y hachís, pero también de «pantera rosa».

No era la primera investigación a primer nivel. En julio de 2016, la Policía Nacional practicó nueve detenciones en una redada en Madrid. Ocho de los nueve detenidos eran ciudadanos colombianos. Para sintetizar la sustancia, que se suele consumir en dosis de 16 a 24 miligramo en polvo, son necesarios conocimientos químicos.