Sede de la Universidad Pontificia de Comillas, en Alberto Aguilera
Sede de la Universidad Pontificia de Comillas, en Alberto Aguilera - GUILLERMO NAVARRO

Detectan un brote de paperas en la Universidad de Comillas

Se han detectado 33 casos leves desde el 19 de marzo en la sede de Alberto Aguilera

MadridActualizado:

La Dirección General de Salud Pública inició el pasado 19 de marzo una actuación de vigilancia y control frente a la notificación de casos de parotiditis (paperas)en la Universidad Pontificia de Comillas, en su sede de la calle de Alberto Aguilera. Hasta ahora se han detectado 33 afectados, con edades comprendidas entre los 18 y los 29 años. Son casos leves, informan desde la Comunidad de Madrid. «No requieren tratamiento especial alguno, sino solo control de los síntomas con analgésicos», detallan.

Esta enfermedad se presenta de manera habitual en la Comunidad de Madrid y en toda España, siendo más frecuente en algunas épocas del año como la actual. «El número de casos que se está produciendo en el conjunto de la región está dentro de la normalidad, pues hasta la semana 12 de 2019 se han notificado 260 casos, mientras que en 2018 se notificaron 281. Además, se trata de casos leves», reiteran desde Salud Pública.

Las personas en contacto con las personas infectadas deberían tener en su cartilla de vacunación dos dosis de vacuna triple vírica. En estos momentos se prosigue con la revisión del estado vacunal de los contactos y recomendando medidas de higiene general.

Se ha procedido a inocular la triple vírica a aquellos estudiantes que no tenían las dos dosis. Los pacientes deberán permanecer varios días sin ir a clase y los contactos podrán continuar con su vida normal.

Síntomas

La Comunidad de Madrid recoge en su portal de salud que los síntomas que se presentan con este virus están relacionados con febrícula, dolor muscular, cefalea y dolor a nivel de la región de la glándula parótida, que se intensifica al masticar. Hacia el tercer día se inflama la parótida de un lado de la cara o de ambos. La enfermedad suele ser leve, sobre todo en los niños, pero se puede presentar alguna complicación, sobre todo en adultos, como encefalitis aséptica o inflamación de otras glándulas, como los testículos en varones (orquitis), llegando a generar casos de esterilidad.

Desde que aparecen los primeros síntomas (a veces no son perceptibles), el aumento del tamaño de la glándula alcanza su mayor volumen en dos o tres días. A partir del tercer día, o en un máximo de una semana, remite hasta la curación, si no se produce un agravamiento de la enfermedad.

La parotiditis se puede transmitir por vía aérea cuando una persona infectada con el virus tose, estornuda, habla, comparte utensilios o por contacto directo con la saliva. Las paperas se contagian antes de que las glándulas salivales comienzan a inflamarse y hasta cinco días después del inicio de la inflamación.