El albergue de San Isidro, el primero que abrió en Madrid, será reformado

S. M.MADRID. El albergue de San Isidro, el primero que se abrió en Madrid para alojar a las personas sin techo, será sometido desde el año que viene a una reforma integral que permitirá una atención

Actualizado:

S. M.

MADRID. El albergue de San Isidro, el primero que se abrió en Madrid para alojar a las personas sin techo, será sometido desde el año que viene a una reforma integral que permitirá una atención más personalizada a sus usuarios. Sólo en el año 2006, pasaron por esta instalación 1.499 personas.

Según explicó ayer la concejal de Servicios Sociales, Concepción Dancausa, las obras se realizarán en varias fases para no interrumpir el funcionamiento del centro. Comenzarán el próximo año y estarán finalizadas durante el mandato.

La iniciativa persigue una rehabilitación interior del edificio -el exterior es «intocable», por su carácter protegido-, que permita una atención más individualizada. Habrá una redistribución de espacios para que las actuales habitaciones para 8, 14 y 16 personas se transformen en cuartos de dos camas. «Queremos que puedan abrir una puerta a la esperanza y comenzar un proceso de reincorporación social».