El actor Pedro Miguel Martínez, junto con Jorge García Castaño y Lucía Lois, en la lectura del pregón
El actor Pedro Miguel Martínez, junto con Jorge García Castaño y Lucía Lois, en la lectura del pregón - MAYA BALANYA

Alabanzas al 15-M y al Patio Maravillas en el pregón de las fiestas del Dos de Mayo

El actor Pedro Miguel Martínez leyó un texto «colectivo» con loas a Ahora Madrid

MADRIDActualizado:

El Dos de Mayo arrancó ayer con un pregón que adjetivó estas fiestas populares bajo el paraguas ideológico de Ahora Madrid. Son los primeros festejos, más de una década después de que se suprimieran, y han regresado con la apostilla de «autogestionados». Así lo explicó ayer el actor Pedro Miguel Martínez que leyó, en lugar de dar, un pregón plagado de alabanzas a colectivos «okupas» como el Patio Maravillas, el 15-M y el Gobierno municipal. Un texto que no escribió el pregonero sino que fue seleccionado por los organizadores entre mensajes que han enviado durante esta semana residentes del barrio.

Entre los agradecimientos explícitos, el actor citó al concejal Jorge García Castaño -presente en el escenario- y a Lucía Lois, vocal vecina de Ahora Madrid del distrito Centro. Ninguno de los dos dirigió ninguna palabra a sus «vecinos», alguno de ellos molesto por la forma en la que se han organizado las fiestas. «Han convertido esto en su fiesta. Recalco el "su". Su música, sus amigos, sus gustos... Dicen que han tenido en cuenta a los vecinos, pero a mi nadie me ha preguntado», explicó ayer a ABC Carmen.

El público, escaso, asistió a la lectura de un pregón que ensalzó las virtudes del Malasaña en una descripción para algunos «onírica»: «Para mí Malasaña tiene la escala humana perfecta. Sales a la calle a comprar en los comercios del barrio y siempre te encuentras con una vecina, con un "compa" de asamblea, con tu "profe" de yoga o la florista». Una forma de ver el barrio que, para otros vecinos, carece de «realidad». «He echado en falta comentarios en contra de los ríos de orines que corren por las aceras cada fin de semana», ponía como ejemplo Antonio Montes.

La loa a los colectivos cercanos a Ahora Madrid prosiguió tras las palabras enviadas por una «vecina cooperante». «En los últimos años, a través de la plataforma Maravillas, de colectivos axiales de todo tipo, desde el Patio Maravillas a la asamblea del 15-M, hemos conseguido fortalecernos. Convivir de una manera plural».

Críticas a la «gentrificación»

A otros vecinos que participaron en la redacción del pregón no les gusta que la gente con alto nivel adquisitivo se «apropie de su barrio» para salir de fiesta. «Un vecino ciclista ve como una amenaza la "gentrificación" del barrio y señala la falta de ocio saludable para los más jóvenes», leyó Martínez. Un «sentimiento de identidad colectiva» que hace sentir como propias unas calles, una plaza, que no dejan de ser «de todos».

Para terminar hubo poesía en esa misma línea: «Somos Malasaña y hoy celebramos las veces que hemos dicho hasta aquí./Somos Malasaña y aprendimos a resistir./ No queremos que nos digan ni urbanistas ni luminarias como este barrio tiene que ser./ Somos un barrio más de gentes precarias que de sucursales bancarias».