Varios coches circulan por una carretera de entrada y salida a Madrid
Varios coches circulan por una carretera de entrada y salida a Madrid - EFE

Aguirre pide ajustar los niveles de contaminación a los sugeridos por la OMS: «Carmena tiene cochofobia»

En opinión de la portavoz popular, «en lugar de jorobar a los madrileños con la movilidad», lo que necesita la capital son «medidas estructurales» como la sustitución de los autobuses de transporte público

MadridActualizado:

La portavoz del PP en el Ayuntamiento de Madrid, Esperanza Aguirre, ha criticado, acerca de la activación del protocolo de calidad del aire durante el fin de semana pasado, que el Ayuntamiento de Madrid haya fijado unos límites destinados a «hacer de lo excepcional algo habitual». Y ha asegurado que los niveles de contaminación impuestos en Madrid son superiores a los sugeridos por la OMS y la UE y superiores a los niveles registrados en las mismas jornadas en ciudades como París, Londres, Oslo o Estocolmo.

Según la portavoz, se trata de una excusa para prohibir la circulación de los coches por el centro, un propósito que -ha dicho- demuestra la «cochofobia» del actual equipo de Gobierno. «En lugar de jorobar a los madrileños con la movilidad, lo que necesita la capital son medidas estructurales como la sustitución de los autobuses de transporte público, pues no hay ciudad que se preocupe por el aire y que no los haya cambiado», ha afirmado.

En una rueda de prensa de su grupo, Aguirre ha insistido que en relación con la calidad del aire en la capital lo que el Ayuntamiento debería hacer es renovar la flota de autobuses de la EMT movidos con gasóleo, que es el «mayor agente contaminante».

Aguirre ha criticado los nuevos impuestos que deben pagar los propietarios de coches contaminantes y ha asegurado que, por ejemplo, suben «de manera escandalosa» para las familias numerosas, que adquieren coches mono-volumen «porque no tienen más remedio».

Según la portavoz, se trata de una excusa para prohibir la circulación de los coches por el centro, un propósito que -ha dicho- demuestra la «cochofobia» del actual equipo de Gobierno.