EFE María Dolores Cospedal y Francisco Granados han protagonizado la primera crisis del Gobierno de Aguirre

Aguirre nombra consejera de Transportes a Cospedal, una mujer próxima a Acebes y González

MARIANO CALLEJA/
Actualizado:

La remodelación de Gobierno que anunció Esperanza Aguirre el 28 de noviembre se consumó ayer con el nombramiento de María Dolores de Cospedal como nueva consejera de Transportes e Infraestructuras, en sustitución de Francisco Granados, que pasará a ocupar la Consejería de Presidencia, con competencias procedentes de otras áreas. Cospedal trabajó con Ángel Acebes entre julio de 2002 y abril de 2004 en el Ministerio de Interior, como subsecretaria. Allí coincidió también con Ignacio González, secretario de Estado de Inmigración hasta que en noviembre de 2003 entró en el Gobierno de la Comunidad con el cargo de vicepresidente primero.

El relevo en Transportes se produce tres semanas después de que Aguirre anunciara la elección de Granados como secretario general del PP de Madrid y su intención de cambiar el Gobierno para que el «número dos» del partido tuviera más tiempo en su nueva tarea. La presidenta regional convocó ayer a las cinco de la tarde a Granados en la sede del Gobierno de la Comunidad, en la Puerta del Sol, para explicarle su decisión. Tres cuartos de hora más tarde, dio cuenta ante los medios de comunicación del «magnífico fichaje» que suponía Cospedal en Transportes e Infraestructuras. Aguirre destacó el currículum «impresionante» de esta abogado del Estado de 39 años, que en la actualidad ejerce ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos.

Aguirre comentó que si Granados había demostrado «una capacidad notable para gestionar la importante cartera de Transportes, María Dolores de Cospedal va a ser una magnífica sucesora en la Consejería y va a continuar con el reto de hacerlo con más brillantez aún si cabe».

La presidenta de la Comunidad indicó que le une una «entrañable amistad» con Cospedal, a la que nombró miembro de la nueva Ejecutiva regional tras el congreso del PP madrileño celebrado durante el último fin de semana de noviembre. Aguirre, en definitiva, aseguró que los madrileños y el Gobierno de la Comunidad «se van a beneficiar de este cambio que se hace sin otra mira que el servicio a los ciudadanos».

El aval del consejero

Respecto a Granados, no se quedó atrás en los elogios hacia un consejero que es el único que se ha salvado de las críticas de la oposición en el primer año del Gobierno y que está considerado como el mejor valorado. Aguirre comentó que la «magnífica labor que ha llevado a cabo Paco Granados en la Consejería es sin duda el mejor aval para esperar que ahora va a gestionar con similar o mayor eficacia aún la responsabilidad de su nueva cartera».

La presidenta autonómica ha convocado hoy la reunión del Consejo de Gobierno, para aprobar los decretos de estructura por los que Granados y Cospedal ocuparán sus nuevos cargos.

El nombramiento de Granados como titular de Presidencia -cartera que hasta ahora correspondía al vicepresidente primero y portavoz, Ignacio González- supone de hecho la incorporación de un miembro más al Gobierno de Aguirre, que se compone ya de dos vicepresidentes y diez consejeros, más la presidenta. Cospedal es, además, la cuarta mujer del Gobierno autonómico, junto a la propia Esperanza Aguirre, Engracia Hidalgo (Hacienda) y Beatriz Elorriaga (Familia y Asuntos Sociales).

«Y ahí se cierra la remodelación», concluyó Aguirre, quien negó que se hubiera planteado la sustitución del consejero de Economía, Fernando Merry del Val, por su estado de salud: «Es característica de este Gobierno hacer que las personas que tienen algún tipo de discapacidad puedan ocupar los puestos para los que están capacitados sin que ese grado de discapacidad pueda, de ninguna manera, apartarlos de su labor, que en este caso está desarrollando admirablemente bien».

Granados deja la Consejería de Transportes e Infraestructuras, la tercera en presupuesto de gasto, con 1.428 millones de euros para 2005, con las obras de ampliación de Metro ya adjudicadas. Si en el programa electoral el PP se comprometió a construir 60,2 nuevos kilómetros, en este momento están proyectados cerca de 90. La nueva consejera se encontrará ya con el grueso del trabajo hecho.

La tarea más difícil de Cospedal

Además, Cospedal tendrá en sus manos la construcción de la Redsur -la red de carreteras que unirá a las grandes capitales del sur de la Comunidad-, pero su tarea más complicada será la de «lidiar» con el Ministerio de Fomento para conseguir las infraestructuras que el Gobierno de Madrid reclama, como son el cierre norte de la M-50, la planificación de la M-60, y las nuevas radiales 1 y 6. Granados se ha mostrado partidario de que sea la Comunidad la que se haga cargo de algunas de esas obras, como la Radial 1 (Burgos), si el Ministerio que dirige Magdalena Álvarez no las acomete. Hasta ahora, la relación de la ministra con la Comunidad no ha sido la mejor.