Aguirre avanza hacia la presidencia del PP

La presidenta de la Comunidad aprovechó el debate sobre el estado de la región para hacer de oposición al Gobierno central y avanzar hacia la Presidencia del PP. Simancas cambió su papel de líder de la oposición por el de portavoz del gobierno de Zapatero y Fernández ejerció un papel secundario y pasó sin pena ni gloria

MARIANO CALLEJA/
Actualizado:

MADRID. Pasada la resaca del primer debate sobre el estado de la región que han protagonizado Esperanza Aguirre y Rafael Simancas -con Fausto Fernández como actor secundario-, se verá, por un lado, nítido el peso político que tiene ahora mismo la Comunidad de Madrid en la política nacional, y por otro, habrá que digerir el conjunto de propuestas que puso la presidenta regional sobre la mesa, y que serían suficientes para hacer otro programa electoral completo.

Aguirre, referencia del poder real que tiene su partido desde que perdió las elecciones generales del 14 de marzo, no podía dejar pasar la ocasión para hacer oposición al Gobierno de Zapatero, desde la reivindicación y la advertencia de que Madrid no va a dejarse marginar a la hora de decidir las inversiones. Pero su discurso tuvo también una clave interna, a tan sólo una semana de que el PP afronte uno de sus congresos más decisivos, el que debe fortalecer definitivamente a Mariano Rajoy como líder del partido, y el que debe definir su nueva estrategia desde la oposición. El de Aguirre fue el discurso que los militantes del PP, en horas bajas, querían escuchar. Y tras hacerlo, ha dado un paso más, seguramente definitivo, hacia la Presidencia del PP de Madrid.

«Desierto de inversiones»

Enfrente, Rafael Simancas tuvo que cambiar sobre la marcha su papel de líder de la oposición por el de portavoz del Gobierno de Zapatero. Pero tan bien cumplió ese papel, que olvidó en buena medida el de oposición al Gobierno autonómico. Simancas, incluso, se ofreció a mediar con el Ejecutivo socialista, como hizo con el ministro de Justicia, según él. López Aguilar anunció tras esa reunión 20 nuevos juzgados más para Madrid, y el PP le acusó de deslealtad institucional.

El portavoz de IU, Fausto Fernández, pasó sin pena ni gloria por el debate. A menos de un mes de la Asamblea regional de su formación, y a punto de dejar el puesto de coordinador, Fernández se está viendo abandonado por los suyos. Su discurso fue más un conjunto de ocurrencias, y alguna que otra contradicción -como burlarse del afán por construir Metro, y luego reconocer que está de acuerdo en ello-, que otra cosa. Fernández criticó sobre todo el «enfrentamiento permanente» del Gobierno regional con el de la Nación, en una utilización «perversa» de las instituciones.

Pero lo que más va a quedar de este debate va a ser el conjunto de propuestas que se hicieron, para todos los gustos. La más llamativa fue la que hizo Aguirre, cuando advirtió de que la Comunidad no se iba a dejar asfixiar por el Gobierno de Zapatero y no iba a consentir que convirtiera la región en un desierto de inversiones. Por eso, anunció que el Gobierno regional se haría cargo de la construcción de la Radial 1 -la de Burgos- y del cierre norte por la M-50, con un túnel de 20 kilómetros bajo el Monte de El Pardo.

En el terreno cultural, Aguirre señaló que reclamará al Ejecutivo socialista los museos estatales de Cerralbo, Sorolla y el Romántico. En materia tributaria, la presidenta regional aseguró que las parejas de hecho se equipararán a los matrimonios en la reducción del Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

Otro de los proyectos más llamativos estaba relacionado con la vivienda. Aguirre anunció que el Plan de Vivienda Joven se extenderá a los mayores de 35 años, de tal manera que podrán acceder a uno de los 153.000 pisos en alquiler, con opción a compra dentro de siete años. Este plan incluirá también la rehabilitación de viviendas, con más de 35.000 pisos, lo que permitirá recuperar barrios históricos de ciudades y pueblos. Además, explicó que la futura Ley del Suelo, que el Gobierno regional espera aprobar en el primer trimestre de 2005, incluirá la figura del Mapa del Suelo No Urbanizable Protegido de la Comunidad de Madrid. Este suelo estará protegido por su valor natural y no podrá formar parte de ninguna actuación urbanística. Otro compromiso medioambiental de Aguirre fue aumentar la superficie arbolada en 15.000 hectáreas en cinco años, lo que equivale a toda la superficie junta de Getafe, Fuenlabrada y Leganés. El nuevo «programa» de Aguirre incluye una Agencia para la Reinserción del Menor infractor y un plan de infraestructuras educativas, con 800 millones de euros.

Unidad y futuros pactos

Simancas ofreció varios pactos: uno sobre el modelo de Estado, basado en la Constitución de 1978; otro sobre Inmigración, para evitar enfrentamientos entre los partidos; y otro sobre políticas sociales, centrado en la educación y la sanidad. Al final, los grupos aprobaron una resolución por unanimidad en la que se habla de «unidad» contra cualquier forma de terrorismo y otra en la que instan al Gobierno regional a «alcanzar un gran acuerdo educativo con las fuerzas políticas y sindicales».