Menores inmigrantes no acompañados, en el centro de Hortaleza
Menores inmigrantes no acompañados, en el centro de Hortaleza - GUILLERMO NAVARRO

Aguado propone devolver a su país y con sus familias a los menores no acompañados

Afirma que el PP «es el mejor aliado para que el sanchismo no entre en la Puerta del Sol»

MADRIDActualizado:

Ignacio Aguado, candidato de Ciudadanos a la Comunidad de Madrid, no se fía del PSOE: «No vamos a gobernar con él en Madrid ni tampoco en España», advirtió ayer, durante un almuerzo del Club Siglo XXI. Tras dejar claro que el PP es «nuestro mejor aliado para que el sanchismo no entre en la Puerta del Sol», Aguado abordó cuestiones de actualidad como las últimas agresiones de algunos menores inmigrantes no acompañados a vigilantes del centro de acogida de Hortaleza, y se mostró partidario de su devolución con sus familias: «Hay que agilizar los trámites de reagrupación de estos menores en su país de origen».

Aguado ha recordado que la situación de estos menores «se ha agravado con las políticas buenistas de Pedro Sánchez», a quien además ha reclamado «lealtad entre las administraciones» con aportaciones que permitan atenderlos dignamente: «El Gobierno Central dio a Madrid 1.500 euros para todos ellos», denunció. Ante este problema, afirmó, «no se puede mirar hacia otro lado» porque «se están provocando problemas de convivencia».

Aguado fue presentado en el almuerzo por Leopoldo López, padre del opositor venezolano, que llegó a emocionarse en su recuerdo a la situación de su país y la acogida que reciben en Madrid sus compatriotas que buscan refugio. López animó a los españoles a no quedarse «empantuflado» y salir a votar, «y votar bien», ante las próximas citas electorales.

No conformarse

Precisamente Venezuela le sirvió de pie a Aguado para un discurso en el que recreó «cómo se puede arruinar un país en una sola generación», y abogó por la defensa de «los pilares» de la democracia, «libertad, igualdad y solidaridad», ahora «amenazados por el nacionalismo y el populismo».

En su mensaje, propone una Comunidad «que deje de conformarse» y «mire a ver cómo hacen mejor las cosas otras regiones de Europa». Por ejemplo, que analice «por qué no tenemos ninguna universidad entre las cien mejores del mundo y Londres tiene cuatro»; o por qué «estamos en el puesto 28 en innovación o en el 83 en competitividad».

Pidió «una conjura de todos los madrileños para desperezarnos», aunque en eso «se tarden cuatro, ocho o doce años». El impulso que quiere para la sociedad madrileña, afirmó, «no se consigue con los debates estériles de toda la vida entre derecha e izquierda», sino con «más Europa o menos Europa».

Defensor del Denunciante

Entre sus propuestas electorales, adelanta las que serían sus tres primeras medidas si gobierna: crear el Defensor del Denunciante de corrupción, que protega a los funcionarios que denuncien de forma anónima irregularidades; instar a un compromiso de puntualidad en Cercanías que obligue a reembolsar el coste del billete si se producen retrasos de más de 15 minutos; y una reforma de las oficinas de empleo para que sean «herramientas útiles» en la búsqueda de trabajo: «Ahora sólo un 2 por ciento de los que entran en ellas salen con un puesto».