Las chabolas carecen de agua, luz y servicios higiénicos básicos. ABC

Advierten del peligro de enfermedades infecto-contagiosas en Las Barranquillas

Un informe del Grupo Antidroga de la Comisaría de Vallecas Villa advierte del peligro de propagación de enfermedades infecto-contagiosas en el poblado de Las Barranquillas, el principal hipermercado de la droga de España y matiza que si no mejorase la situación podría convertirse en «alarmante» dada las deficientes condiciones de salubridad y la proliferación de ratas y basuras.

MADRID. ABC
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Si no mejora la situación asistencial de Las Barranquillas, el principal hipermercado de la droga de España, «se producirán graves enfermedades infecto-contagiosas», cuya extensión «puede ser alarmante» por las malas condiciones sanitarias y de salubridad del poblado.

El Grupo Antidroga de la comisaría de Vallecas Villa ha redactado un informe, en el que advierte del riesgo sanitario que existe en el poblado, no sólo por las enfermedades contagiosas, sino también por los problemas mentales derivados del consumo creciente de cocaína, estupefaciente consumido casi en la misma proporción que la heroína.

La gran mayoría de las chabolas son «muy precarias», construidas con materiales de desecho, carecen de agua, luz y los servicios higiénicos básicos, salvo algunas tomas ilegales. Abundan las ratas, la basura, los restos de droga y el hacinamiento de toxicómanos, informa Efe.

Según datos del Centro de Atención a Drogodependientes (CAD) de La Rosilla, que la policía considera extrapolables a Las Barranquillas, los porcentajes de VIH positivos pueden superar el 40 por ciento y la hepatitis B y C, el 70 por ciento entre los denominados «machacas» (toxicómanos al servicio de los traficantes).

Dos tercios de la población es analfabeta y el resto lee y escribe con dificultad «porque la escuela es una institución rechazada en los poblados», dice el informe, que añade que los niños aprenden a contar monedas y billetes pero no saben manejar moneda fraccionaria, ya que, según los investigadores, la droga se vende a precio redondeado.

La mayoría de los trece mil toxicómanos que van a Las Barranquillas —gestionado sólo por traficantes de raza gitana— consume en los coches en los que acude al poblado, en casas abandonadas o a la intemperie.

El perfil medio del consumidor es el de un varón de 35 años, con antecedentes policiales y que compra diariamente, por unas 2.000 pesetas, 0,2 gramos de heroína o cocaína.