Dos activistas de Femen, en un ataque contra la Iglesia en Madrid
Dos activistas de Femen, en un ataque contra la Iglesia en Madrid - Efe

Un juez no ve ofensa en que dos Femen griten desnudas desde el altar de La Almudena

Las dos activistas acusadas han sido absueltas de los delitos de odio y contra los sentimientos religiosos

MadridActualizado:

El Juzgado de lo Penal número 23 de Madrid absolvió este lunes a dos activistas de Femen de un delito de odio y varios contra los sentimientos religiosos por encadenarse con el torso desnudo el 13 de junio de 2014 al altar mayor de la Catedral de la Almudena de Madrid en una protesta a favor del aborto. La Fiscalía pedía nueve meses de prisión para cada una de ellas, mientras que la acusación particular, ejercida por la Asociación Española de Abogados Cristianos, solicitaba dos años de cárcel.

El juez, sin embargo, desoye los argumentos de las acusaciones. El magistrado rechaza que ambas cometiesen tales delitos dado que ninguna manifestó ninguna expresión «por la vía de la humillación, el menosprecio, el insulto o el descrédito de los católicos» que promueva a otros discriminarlos, humillarlos y odiarlos y «menos aún a actuar en forma violenta».

La sentencia considera probado que ambas «se desvistieron de cintura para arriba dejando su torso completamente desnudo», se subieron a la cruz de la Catedral de La Almudena «y se encadenaron a la celosía enrejada» mientras gritaban expresiones como «Altar para abortar», «aborto ilegal, tomemos el Altar» o «aborto es sagrado». Además, en su torso llevaban escrito «Altar para abortar», «Gallardón inquisidor» o «aborto ilegal». Pese a los hechos constatados, el magistrado cree que con esta actuación las activistas únicamente intentaban defender el derecho al aborto y «no puede considerarse que se produjera, además de un acto ofensivo, un acto de grave profanación que afectara al derecho fundamental a la libertad religiosa de los católicos».

Recurso a la Audiencia

El veredicto del magistrado sostiene que la intención no era la de ofender los sentimientos religiosos, sino la de «oponer» su posición «y la de una parte de la sociedad de que existe un derecho al aborto», frente a «la posición pública de la Iglesia Católica de defender el carácter sagrado de la vida desde el momento de la misma concepción». Ésta es la segunda ocasión en la que varias activistas de Femen son absueltas. La primera fue en 2016, cuando el tribunal absolvió a cinco jóvenes por haber irrumpido semidesnudas en una marcha antiabortista en Madrid en noviembre de 2013. No obstante, la acusación particular recurirrá la sentencia ante la Audiencia Provincial.