Sentados (de izq. a dcha.): Eva Durán, Begoña Larrainzar, Dolores Flores, Carmen Torralba, Álvarez del Manzano, Beatriz Elorriaga, María Antonia Suárez y Elena Utrilla. Fila intermedia: Luis Asúa, Antonio Moreno, Simón Viñals, Luis Molina, J. Gabriel Astudillo, J. Ignacio Echeverría, Mari Carmen, Íñigo Henríquez de Luna, Fernando Martínez Vidal, Sigfrido Herráez, José. Ramón Pin. Detrás: Javier Delgado, Fernando López-Amor, Ignacio del Río, Carlos López Collado, Adriano García-Loygorri, Luis María Huete, Luis Peral, Carlos Martínez Serrano y Tomás Serrano.
Sentados (de izq. a dcha.): Eva Durán, Begoña Larrainzar, Dolores Flores, Carmen Torralba, Álvarez del Manzano, Beatriz Elorriaga, María Antonia Suárez y Elena Utrilla. Fila intermedia: Luis Asúa, Antonio Moreno, Simón Viñals, Luis Molina, J. Gabriel Astudillo, J. Ignacio Echeverría, Mari Carmen, Íñigo Henríquez de Luna, Fernando Martínez Vidal, Sigfrido Herráez, José. Ramón Pin. Detrás: Javier Delgado, Fernando López-Amor, Ignacio del Río, Carlos López Collado, Adriano García-Loygorri, Luis María Huete, Luis Peral, Carlos Martínez Serrano y Tomás Serrano. - ISABEL PERMUY

80 años del alcalde Álvarez del Manzano: «Con menos hacíamos más»

Los concejales que formaron su equipo durante los tres mandatos consecutivos se reunieron este lunes con él en una comida-homenaje

MADRIDActualizado:

El restaurante Casa Ciriaco, un clásico madrileño, reunió ayer al que fuera alcalde de Madrid desde 1991 y 2003: José María Álvarez del Manzano, el político que ocupó el sillón de regidor con mayor número absoluto de votos en la historia de la democracia madrileña -945.634 apoyos en las elecciones de 1995- con los concejales y concejalas que fueron parte de su equipo en esos tres mandatos consecutivos con mayoría absoluta: toda una proeza política vista desde la perspectiva actual.

Álvarez del Manzano, que hoy cumple 80 años, recibía así una cariñosa muestra de afecto de su equipo y un homenaje a su labor. Una cita a la que apenas faltaron algunos, y en la que sí se sintieron las ausencias de los que ya no están, entre ellos Mercedes de la Merced, Pedro Bujidos o Ángel Matanzo.

Anécdotas

El encargado de organizarla fue el actual diputado regional Juan Antonio Gómez-Angulo, ex teniente de alcalde de Álvarez del Manzano. No faltaron ni Luis María Huete, mano derecha durante muchos años del regidor, ni su fiel secretaria Mari Carmen, «la peque» como cariñosamente la llaman aún algunos de los ediles.

Fueron treinta comensales al final -Gómez-Angulo, Lola Navarro y Jorge Tapia no llegaron a tiempo para la foto-, los que compartieron mesa y mantel y también anécdotas de aquellos mandatos en los que, en opinión general, «con menos, hacíamos más». Al terminar la velada, los presentes le entregaron como recuerdo del acto una corbata.

El alcalde agradeció el gesto y el cariño de lo que, más que su equipo, fueron «siempre como una familia», como señaló, según explicaron algunos de los presentes. Se habló, y mucho, de política, como no podía ser de otro modo, y eso que algunos de los presentes ya han abandonado la actividad pública.

Y aunque pudiera pensarse que echan de menos su anterior faceta, ellos lo desmienten: «Al contrario; se alegran de haberse ido; por como va ahora la cosa». Donde notan más cambio es, según se escuchó en algunas de las conversaciones, en que «ahora hay otro ambiente». «Los mejores»«He tenido a los mejores», aseguran que les dijo Álvarez del Manzano durante la comida.

«El alcalde nos aconsejaba que no diéramos ninguna exclusiva», afirmaba un miembro de su equipo

No pudo escucharlo Esperanza Aguirre, una de las ausentes, que no acudió alegando que regresaba por la noche de un viaje. Pero sí le oyeron Adriano García-Loygorri, amigo personal y responsable durante años del Medio Ambiente madrileño. O Elena Utrilla, la concejal que pasará a la historia por llegar en camilla, directamente desde el hospital donde acababa de dar a luz, para participar en la votación de la moción de censura que llevó a Agustín Rodríguez-Sahagún a la Alcaldía de Madrid.

El ambiente fue distendido: no faltó el repaso por la actual actividad política, Carmena y Cataluña incluidas. Y también los recuerdos y anécdotas del pasado. Como ese consejo que todos habían escuchado alguna vez del alcalde Álvarez del Manzano: «Nos decía que no diéramos nunca una exclusiva», bromeaban los ediles.

«Se nota que mandas»

Entre los presentes, un concejal que acompañó a Álvarez del Manzano en sus tres mandatos: el arquitecto Sigfrido Herráez. Y otros que hicieron el camino del Ayuntamiento a la Asamblea -como José Ignacio Echeverría, Luis Peral o Tomás Serrano- o en sentido inverso -como Ignacio del Río-.

Quienes han estado en ambas administraciones coinciden en que «donde realmente se nota que mandas es en el Ayuntamiento: pasas por una calle y puedes decir que ese banco o esa farola la has mandado poner tú». Álvarez del Manzano siempre defendía que ser alcalde, y de Madrid, era lo mejor que se podía ser en política. Él debía saberlo bien: gobernó la ciudad durante 12 años.