Maquieta del proyecto Madrid Nuevo Norte
Maquieta del proyecto Madrid Nuevo Norte - ISABEL PERMUY

Las 3.200 alegaciones retrasan la votación de la Operación Chamartín

Irá a pleno en «febrero o marzo», prácticamente al borde del último pleno del mandato

MADRIDActualizado:

El tsunami de más de 3.200 alegaciones que ha recibido el área de Desarrollo Urbano Sostenible para modificar el proyecto Madrid Nuevo Norte, la conocida como Operación Chamartín, ha ralentizado su tramitación. Y aunque, en palabras del propio delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo, se trabaja «todo lo deprisa que se puede», habrá que esperar hasta la comisión de febrero o marzo para que pueda ser sometida a votación. La edil del PP Paloma García Romero preguntó ayer en la comisión del ramo sobre cuáles han sido los motivos del retraso, ya que inicialmente se planteaba que el expediente llegara este mes de enero, y si recibirá la aprobación provisional en la comisión de febrero.

Calvo justificó la demora en las «numerosísimas alegaciones presentadas, que hay que clasificar y analizar». Las más de 3.500 objeciones registradas convierten este proyecto urbanístico en el Madrid más replicado de los presentados, ya que la operación Chamartín que presentó el gobierno de Ana Botella (PP) en 2015 recibió 2.200 alegaciones desde las asociaciones ecologistas y vecinales. Además, la operación nace con el rechazo de seis miembros del gobierno municipal, los ediles de IU y los de Ganemos.

Al someter el asunto a votación en febrero o marzo, el gobierno de Ahora Madrid agota las últimas posibilidades de poder aprobar el proyecto, puesto que en abril termina el periodo de sesiones de este mandato. Una situación similar a la que se enfrentó Botella, que también presentó el proyecto en el último pleno de su legislatura.