Sesión plenaria en el Palacio del Senado, en 1978. Durante el franquismo, el edificio fue la sede del Consejo Nacional del Movimiento
Sesión plenaria en el Palacio del Senado, en 1978. Durante el franquismo, el edificio fue la sede del Consejo Nacional del Movimiento - Archivo ABC
Anécdotas de la Transición

El pueblo valenciano que la lió con una plaza de «pesador» hace 40 años

«Por error», el Ayuntamiento de Masalfasar exigió a los aspirantes a ese puesto que juraran los Principios del franquismo

Actualizado:

En julio de 1978, la pequeña localidad valenciana de Masalfasar (Massalfassar) se convirtió en noticia nacional por las bases de una oposición para cubrir una plaza de funcionario municipal. El empleo era de «Encargado Pesador de la báscula municipal» (sic), y la polémica saltó porque, entre los requisitos, el Ayuntamiento pedía que los aspirantes se comprometieran a jurar los Principios del Movimiento Nacional. Había sido una de las siete Leyes Fundamentales del régimen franquista, y apelar a ella en pleno verano de 1978 sonó a dislate.

Siguiendo el procedimiento establecido, el Ayuntamiento de Masalfasar había publicado las bases de esa oposición en el Boletín Oficial de la Provincia de Valencia. Para más inri, la publicación oficial se había producido el 18 de julio, fecha que el franquismo hizo festiva para conmemorar el día que comenzó la Guerra Civil (fiesta del Alzamiento).

Aquel verano de 1978, las Cortes constituyentes se afanaban por alumbrar la Constitución que quedaría promulgada escasos meses después, con la que se certificó la defunción de la Ley de los Principios del Movimiento Nacional y el resto de Leyes Fundamentales franquistas. Un año antes, en julio de 1977, se había conformado el Parlamento salido de las primeras elecciones democráticas tras la muerte de Franco. Y en la primavera de 1979 iban a tener lugar los comicios para elegir a los nuevos alcaldes y concejales de la etapa democrática. La Transición, en suma, iba cubriendo etapas. Pero Masalfasar, «por error», apeló al franquismo en las bases de aquella oposición. Y eso le valió ser noticia nacional. Masalfasar tenía en aquel momento unos 1.600 habitantes; en la actualidad ronda los 2.500 empadronados.

Tras el revuelo, el entuerto municipal se resolvió de urgencia. El 19 de julio de 1978, al día siguiente de que el Boletín Oficial publicara el anuncio de marras, se firmó el edicto de rectificación. Eso sí, no salió publicado en el Boletín Oficial de la Provincia de Valencia hasta varios días después, el 22 de julio.

Edicto publicado en el Boletín de la Provincia de Valencia el 22 de julio de 1978
Edicto publicado en el Boletín de la Provincia de Valencia el 22 de julio de 1978

El por entonces alcalde de Masalfasar, Pascual Bernat Díez, firmaba aquel edicto en el que se indicaba que el desliz había sido fruto de un «error involuntario». Y se dejaba claro que quedaba totalmente anulado el polémico requisito. Así, los aspirantes ya no tendrían que comprometerse «a jurar acatamiento a los principios fundamentales del Movimiento Nacional».

Las Leyes Fundamentales del franquismo

La Ley de los Principios Fundamentales del Movimiento fue dictada por Franco en 1958. Se convirtió en una de las siete Leyes Fundamentales de la dictadura, ese sucedáneo de arquitectura constitucional de la que se dotó el régimen franquista.

Su desmontaje no fue inmediato. El primer y decisivo paso llegó en 1976, con la aprobación de la decisiva Ley para la Reforma Política. Pero no fue hasta la promulgación de la Constitución de 1978 cuando se certificó, formal y definitivamente, la defunción de las Leyes Fundamentales del franquismo, entre ellas la de los Principios Fundamentales del Movimiento. Esa derogación se produjo, por tanto, meses después del polémico anuncio oficial del Ayuntamiento de Masalfasar.

Aprobada por las Cortes Generales el 31 de octubre de 1978, ratificada en referéndum el 6 de diciembre y sancionada por el Rey el 27 de diciembre de aquel año, la Constitución incluyó una disposición derogatoria de las Leyes Fundamentales del franquismo. Junto a la de los Principios del Movimiento, se derogaron por esta vía el Fuero de los Españoles (1945); el del Trabajo (1938); la Ley Constitutiva de las Cortes de julio de 1942; la de Sucesión en la jefatura del Estado (1947); y la Ley Orgánica del Estado de 10 de enero de 1967; y la Ley de Referéndum Nacional de 22 de octubre de 1945.