CASO SPANAIR: REPETICIÓN DE PRUEBAS

El juez ordena desmontar los motores del avión

Actualizado:

MADRID

El juez Javier Pérez, que investiga el accidente del avión de Spanair en el que murieron 154 personas, ha ordenado a la comisión judicial designada por él que desmonte los motores del avión siniestrado el 20 de agosto de 2008, según fuentes jurídicas. El instructor ordena esta prueba pese a que ya la realizó en su día la Comisión de Investigación de Accidentes Aéreos, y concluyó en su informe preliminar que «los dos motores se comportaron correctamente durante toda la secuencia del accidente». La inspección visual de ambos reveló que «no había evidencias de perforaciones producidas por componentes internos, ni de fuego en vuelo, ni de impactos de elementos blandos».

De hecho los dos motores se montaron enteros para revisarlos, se separaron en una nave específica de Barajas y estuvieron custodiados. No obstante, el juez ha decidido que esa pericial la repita la comisión del juzgado, tras las desavenencias surgidas a lo largo de más de dos años de investigación y la imposibilidad, por el momento de determinar por qué falló el sistema de alarma y los pilotos despegaron sin activar los alerones.

El juez está asimismo a la espera de recibir los resultados de la prueba que se realizó hace unos meses en el Instituto Nacional de Técnica Aeronáutica, que depende de Defensa. En la prueba, los peritos han tratado de determinar si el relé R2-5 recuperado de los restos del avión siniestrado estaba defectuoso y si ello provocó que no funcionara el sistema TOWS -el sistema de avisos en cabina- y se conectase la calefacción de la sonda de temperatura. Dado que ese relé actúa sobre cuatro sistemas, un fallo podría haber provocado que los pilotos despegaran con una configuración inadecuada y el sistema no les avisara de ese error.