Los guardias civiles piden al Gobierno que les defienda de las acusaciones de tortura
El embajador de Venezuela en España, Julián Isaías Rodríguez - EFE

Los guardias civiles piden al Gobierno que les defienda de las acusaciones de tortura

El PP exige que se retire el plácet al embajador venezolano y se llame a consultas al embajador español en Caracas

MADRID Actualizado:

Las dos principales asociaciones de la Guardia Civil (AUGC y UO) han pedido al Gobierno que salga en defensa de este cuerpo de seguridad, después de que Venezuela haya sugerido que se torturó a los etarras que dicen haber sido entrenados en territorio venezolano. Estas asociaciones de la Benemérita respondían así al embajador de Venezuela en España, Julián Isaías Rodríguez, quien dijo este martes que «la supuesta confesión bien pudo ser arrancada irregularmente, y si así fuera no tendría ningún valor probatorio».

Isaías Rodríguez precisó posteriormente en un comunicado que no había acusado a España de posibles sobornos o torturas, aunque sus palabras fueron claras: «Aun conscientes de que en estos casos no debe ocurrir la tortura, las amenazas contra seres queridos o bien recompensas para que se pronunciaran en la forma que lo hicieron, Venezuela tiene serias dudas de que estas declaraciones, por falsas y maliciosas de parte de quienes las emitieron, hayan sido totalmente voluntarias». El embajador acusó a «algunos medios» de una descontextualización y manipulación de sus palabras «para tratar de enfrentar a dos gobiernos amigos».

Un portavoz de la Asociación Unificada de Guardias Civiles (AUGC) dijo a Servimedia que rechazan lo dicho por el embajador venezolano, puesto que sus palabras «ponen en entredicho la buena labor, la eficacia de la Guardia Civil y la lucha antiterrorista». «Esperamos -dijo este portavoz- que el Gobierno defienda la labor de los guardias civiles y de las Fuerzas de Seguridad del Estado» en el caso de los etarras supuestamente entrenados en Venezuela.

Francisco García, presidente de la Unión de Oficiales (UO), rechazó «que haya guardias civiles que puedan torturar a nadie para obtener una confesión». García afirmó que, además de que las confesiones obtenidas bajo presión «no valen para nada», esta forma de actuar no se corresponde «ni con la moral ni con el comportamiento de ningún guardia civil».

Comparecencia de Moratinos

También el Partido Popular ha pedido firmeza al Gobierno frente a las acusaciones veladas del embajador venezolano. La secretaria general, María Dolores de Cospedal, ha considerado que el Gobierno de Zapatero tendría que, «como mínimo, llamar a consultas al embajador» de España en Venezuela. El portavoz de Asuntos Iberoamericanos del PP en el Senado, Dionisio García Carnero, ya reclamó ayer al ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, durante la sesión de control en la Cámara Alta que el Gobierno retire el plácet al embajador de Venezuela en España y llame a consultas al embajador español en Caracas.

En una entrevista en la Cope, Cospedal anunció que el PP pedirá en el Congreso de los Diputados la comparecencia del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, «para que explique cómo es posible que esto se produzca».

Criticó que el Ejecutivo de Zapatero «está haciendo un flaco favor a la defensa de la soberanía española» al permitir esta clase de acusaciones por el representante diplomático de Venezuela y adelantó que el PP también preguntará en el Congreso al ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, sobre este asunto, «por su interés en exculpar a Chávez» en la formación de terroristas de ETA en su país. A su juicio, el ministro del Interior no ha sido capaz de dar «ninguna explicación" y eso resulta "cuanto menos curioso», puesto que son las Fuerzas de Seguridad del Estado español las que están siendo cuestionadas por parte del embajador de Venezuela.