Javier Reverte, que presentó en Compostela su último libro. - MIGUEL MUÑIZ

Narraciones itinerantes

Compostela se ha convertido en un punto de encuentro para los amantes de los libros de viajes. En sus calles se escribe, durante esta semana, la historia de una pasión, la literaria

SANTIAGO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

El «Litvi», siglas que recibe el encuentro internacional sobre literatura de viajes que se desarrolla en Compostela esta semana, tuvo ayer como protagonistas de lujo a dos consagrados escritores del género: Julio Llamazares y Javier Reverte. Los dos autores. que se desplazaron a la capital para conversar de tú a tú con sus lectores, reivindicaron el valor de una escritura que cuenta —a tenor del éxito registrado— con una amplia masa de público. Una audiencia interesada en la obra, y también en su proceso de creación, tal y como demostraron en el «Café con Llamazares», para el que agotaron las plazas existentes. Durante su charla con los medios, el creador de Las rosas de piedrase refirió a los libros de viajes como resultados del «género fundacional y fecundador de todos los géneros literarios».

A través de esta rotunda afirmación, el escritor echó tierra sobre uno de los prejuicios que más daño han hecho a esta clase de historias. Para argumentar sus palabras, Llamazares no dudó en recurrir a ejemplos de la vida cotidiana, una técnica sumamente efectiva que da cuenta de su faceta como contador de historias. «Lo primero que uno hace cuando regresa de un viaje es contar lo que ha vivido a familia y amigos». «Todos tenemos la necesidad de narrar lo que hemos visto», concluyó. En su defensa de un género que se remonta hasta orígenes mismos de la narrativa, Llamazares y Reverte improvisaron un tándem mediante el que resaltaron las características de un tipo de obras que han demostrado tener un fuerte tirón editorial en los últimos tiempos. Pese a ello, Reverte aprovechó el foro de reflexión organizadopara aludir a una de las desventajas de esta clase obras, el riesgo de caer en el «egocentrismo». Y es que la vertiente personal de las crónicas de viajes es innegable, por lo que las fronteras entre el autor y el protagonista tienden a difuminarse.

La coincidencia entre la celebración de este encuentro —pionero a nivel internacional— con la feria del

libro del viajes, sita en la Alameda compostelana, valió como base a Javier Reverte para establecer una justa diferenciación entre la narrativa que él ejerce y las guías de viajes. A este respecto, el maestro de las narraciones itinerantes, criticó que este género se confunda con el «periodismo de riesgo», ante lo que matizó que cuenta con unas características bien delimitadas que le conceden total autonomía. Entre ellas destacó su carácter libre y abierto, que aúna descripción, diálogo y reflexión. Nociones a las que habría que sumarle la narrativa y la poética, conceptos todos ellos que pueden rastrarse en sus publicaciones. Y es que Reverte, a lo largo de su trayectoria como novelista, ha actuado como mediador entre el lector y parajes tan atrayentes como los de Centroamérica, Cánada, Alaska o África, una de sus devociones.

Mirada femenina

La programación para hoy girará alrededor de la figura femenina y su papel en la literatura de viajes. Para ello, los organizadores del encuentro contarán con la participación de la escritora Susana Fortes que, a partir de las 11.30 analizará este aspecto en una juntanza con críticos, lectores, autores, editores y libreros. Como contrapunto a los debates, conferencias y firmas de libros previstas —que se pueden consultar en la web de las jornadas— los organizadores del Litvi han ideado una serie de actividades de animación, entre las que se cuentan musicales y recitales nocturnos, que darán color a la noche santiaguesa.

El éxito de este primer encuentro está siendo tal que las juntanzas —desayuno de por medio— con los escritores invitados han colgado, hace días, el cartel de completo. Sin embargo, a los lectores siempre les quedará el obligado paseo por la feria especializada y cómo no, la consulta a los profesionales. Para facilitar la visita, el horario de cierre y apertura de las instalaciones se ampliará, dando cabida a actuaciones musicales y exposiciones fotográficas.

SANTIAGO