«Gaspar», de más de tres metros y un peso aproximado de 400 kilos, tendría una edad aproximada de 25 años - EFE

Galicia investiga si alguien ha podido matar al delfín «Gaspar»

El Grupo de Rescate y Estudio de Mamíferos Marinos perdió su rastro el 13 de abril en la Costa de la Morte

Actualizado:

El delfín mular «Gaspar», popular en las costas gallegas desde que hiciera su primera aparición hace tres años en Ribeira, se encuentra en paradero desconocido. El Grupo de Rescate y Estudio de Mamíferos Marinos (Gremmar) ha perdido su rastro.

Antonio Rodríguez, portavoz del Gremmar, ha comentado a Efe que el último contacto con el animal se produjo en Laxe, en la Costa da Morte, el pasado 13 de abril, y desde entonces no ha habido ningún avistamiento en Galicia, Bretaña (de donde procedía), Portugal, Inglaterra, Irlanda, Andalucía, Azores o Canarias.

Rodríguez ha indicado que es raro que nadie haya visto a un animal «tan notorio», pues «siempre estaba jugando», si permaneciera en la zona en la que estaba localizado.

El Gremmar tiene establecida una red de observación en la que colaboran Salvamento Marítimo, policías locales y autonómicas, Guardia Civil del Mar y puertos deportivos.

Se le echa de menos «hasta cierto punto»

Según las estimaciones, tras analizar su dentadura, «Gaspar», de más de tres metros y un peso aproximado de 400 kilos, tendría una edad aproximada de 25 años, cuando la esperanza media de vida de los delfines mulares es de entre 30 y 35 años.

Eso hace pensar al Gremmar que el animal, también conocido como «Jean Floch», pudiera haber sufrido un accidente o incluso que lo hayan matado.

Y es que no despertaba la misma simpatía entre todos: eran frecuentes los desperfectos que ocasionaba en aparejos y embarcaciones, e incluso una vez dio un susto a un buzo al hundirlo unos cinco metros con una aleta.

«Se le echa de menos, pero hasta cierto punto, porque nos mareó a todos», ha asegurado Rodríguez, que ha asegurado desconocer por qué el animal abandonó las aguas del Canal de la Mancha, donde es habitual la presencia de delfines solitarios.

En la costa gallega Gremmar ha observado en apenas seis meses a 63 delfines, aunque hay «un porcentaje importante» de cetáceos que se escapan al control. «Puede varar un delfín o un cetáceo en la parte exterior de las Cíes y nadie se entera», ha sentenciado Rodríguez.