Cita con la cultura gallega

El acto de entrega de los Premios de la Cultura gallega reunió en Compostela a las caras más destacadas de las artes y las letras

SANTIAGO Actualizado:

El Palacio de Congresos de la capital compostelana acogió durante la mañana de ayer el acto de entrega de los Premios de la Cultura gallega 2010. El gran ausente en esta importante cita fue el escritor Agustín Fernández Paz que, como anunció el día en el que dieron a conocer a los premiados, no acudió a recoger su galardón alegando que no aceptará «ningún premio que venga hipotecado por agresiones contra la misma cultura». Pese a ello, su nombre sonó en el auditorio junto con el correspondiente título de artes literarias, una acción con la que la Consellería de Cultura demostró que su elección era firme y que en ningún momento se vio influida por las motivaciones ideológicas de los galardonados.

El resto de premiados, seis en total, fueron subiendo uno a uno al escenario para recoger su galardón de manos del presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo. La primera en agradecer la distinción fue la artista Menchu Lamas, Premio de las Artes Plásticas 2010, quien indicó que «cualquier país necesita del reconocimiento de sus artistas». El relevo lo tomó Eduardo Alonso, Premio de las Artes Escénicas y primer director del Centro Dramático Gallego. El discurso del dramaturgo se centró en los 0,90 euros por habitante que el Gobierno central destinará el próximo año a Galicia. Una cantidad que, como reseñó Alonso, sitúa a la Comunidad a la cola del resto de autonomías, muy por debajo de los 71 ó 70 euros que recibirán regiones como Ceuta o Madrid. La Fundación Barrié de la Maza y su impulso a la conservación del Pórtico de la Gloria le valieron a la emblemática institución el premio de Iniciativas a favor del Patrimonio Cultural. El reconocimiento musical, por su parte, fue a parar a la Orquesta Sinfónica de Galicia, por la proyección internacional que han obtenido para la música gallega desde su creación en 1992.

La cuestión idiomática centró el discurso del consejero delegado de la editorial Galaxia, Manuel Meixide, quien reclamó a los políticos una respuesta no partidista ante esta polémica, al tiempo que afirmó que «existimos como gallegos porque existe la lengua propia». Antes de que Meixide recogiese el premio en el escenario se rememoraron los comienzos de esta señera editorial que, hace seis décadas, contó con el apoyo de figuras como Ramón Piñeiro, Fernández del Riego o Xesús Ferro Couselo. También fueron recordados en la ceremonia de entrega personajes de la cultura gallega recientemente desaparecidos, como Ana Kiro, Marcos Valcárcel y el propio Del Riego. Sus imágenes proyectadas sobre el escenario levantaron el aplauso del público.

Más emoción que en los Goya

El momento más emotivo de la jornada estuvo protagonizado por la productora Enma Lustres que, junto con su marido Borja Peña, levantaron la firma Vacafilms hace ocho años. En el momento de subir a recoger su premio a la Creación Audiovisual, Lustres se fundió en un abrazo con el presidente de la Xunta que dejó al descubierto la importancia que para esta pareja de emprendedores tiene este reconocimiento.

Ante el micrófono, la productora de éxitos como «Celda 211» no pudo reprimir las lágrimas y, tampoco, expresar su agradecimiento a «todos los actores, técnicos» y demás profesionales que forman parte del audiovisual gallego. Entre ellos destacó nombres como los de Luis Zahera, Carlos Carballo, María Bouzas o el propio Luis Tosar, presente en la sala.

Como punto final a la entrega de premios y tras destacar que Enma Lustres se había emocionado «más que cuando recogió el Goya», el presidente gallego precisó que Galicia pertenece a esa categoría de pueblos «que no conciben la cultura como una materia accesoria de su identidad colectiva». Asimismo, Feijóo hizo hincapié en el carácter «humilde pero sentido» de estos galardones al sentenciar que la Comunidad gallega «es capaz de hacerse grande en silencio».

Las actuaciones del Coro da rá, la Orquesta de Cámara gallega y la soprano Susana Lorenzo completaron la ceremonia.