La victoria de Rubalcaba consolida a «Pachi» como líder del PSOE gallego

Tranquilidad en el PP, que espera que la oposición socialista resuelva sus cuitas internas para centrarse en los problemas de la Comunidad

E. M. P.
SANTIAGO Actualizado:

La pluriempleada Carmela Silva ha conseguido un nuevo puesto que añadir a su currículum en la ejecutiva socialista diseñada por Alfredo Pérez Rubalcaba, pero el gran vencedor del cónclave es sin duda el actual secretario general del PSOE gallego, Manuel «Pachi» Vázquez, a quien el Congreso de Sevilla ha dejado sin oponentes de consideración para disputarle el liderazgo del partido hasta las próximas elecciones autonómicas.

Con esa curiosa facilidad para alinearse en todo momento con los vencedores de cualquier confrontación interna, el sucesor de Emilio Pérez Touriño ha comprobado como se diluían las posibilidades de una alternativa crítica, hipotéticamente liderada por el ex ministro de Justicia, Francisco Caamaño. Excluido José Blanco, más preocupado por despejar su nublado horizonte judicial, cualquier otra opción carece de respaldos, capacidad de liderazgo y recursos.

Suspicacias

Acompañarán a Manuel Vázquez en la ejecutiva socialista el alcalde de Vigo, Abel Caballero, miembro nato, por su condición de vicepresidente de la Federación española de Municipios y Provincias (FEMP) y la diputada y teniente de alcalde de Vigo, Carmela Silva, flamante secretaria de Emigración, otro nuevo cargo que compaginar en su ajetreada agenda diaria. No obstante, dirigentes del PSOE ajenos a las corrientes en liza subrayaron a ABC que, pese a su autoproclamada amistad con Rubalcaba, el alcalde tiene escasas posibilidades de liderar una alternativa por las suspicacias que ha generado en las agrupaciones del resto de la Comunidad su apuesta por «la demagogia localista con insultos reiterados al resto de las ciudades gallegas».

Tampoco favorecen sus opciones sus movimientos para articular una tercera vía municipalista a las representadas por Rubalcaba y la derrotada Carmen Chacón, fracasados por el escaso respaldo obtenido, incluso entre los propios munícipes que intentaba aglutinar.

Asistirá también a las reuniones de la ejecutiva en Ferraz el hasta hace poco número dos del PSOE, José Blanco, que ha situado a su mentor, el alcalde de Lugo. Xosé Clemente Sánchez Orozco en la comisión de ética y garantías, que es posible que tenga que sustanciar a nivel interno las responsabilidades políticas por el caso «Campeón». Hasta el momento, el alcalde ha demostrado una incombustible lealtad a Blanco, junto a quienes ha situado en todo momento como garante de su inocencia, pese a las múltiples evidencias en contra.

Desunión

En cualquier caso, el clima de desunión sigue latente en un partido que ha digerido muy mal la pérdida simultánea de poder nacional, regional, provincial y local. El propio Vázquez tuvo que responder ayer a los interrogantes que plantea el incumplimiento de la «acaparadora» Silva de la máxima «una persona, un cargo» convertida en ley en el PSOE gallego. Pasan los meses, y la teniente de alcalde y diputada electa sigue acumulando puestos «sine die». Salió del paso como pudo con un escueto «está pendiente de hacer el trámite, pero completamente anunciado».

Duro golpe a la alternativa

Peor parado sale Francisco Caamaño. El futuro político del presidente de los socialistas coruñeses se vuelve ahora incierto si se toma como referencia la derrota de Chacón. Un duro golpe en la línea de flotación de la alternativa gallega. La fuerza con la que se postulaba como la mejor opción para suceder al de O Carballiño se desvanecía al tiempo que el sector renovador no lograba, con la catalana al frente, los suficientes avales en Sevilla.

Con todo, preguntado al respecto de los resultados mostró su confianza en que «garantice la unidad y un partido fuerte que nos permita luchar contra la derecha más unidos que nunca». El ex ministro de Justicia, declarado seguidor de Carme Chacón, no quiso entrar a valorar el grado de integración de la nueva dirección del partido diseñada por Rubalcaba, y se limitó a afirmar «que si era la mejor decisión para el PSOE y para estos nuevos tiempos que hay que abrir, yo lo voy a respetar».

Tras subrayar que siempre confía «en quien elige y en quién tiene la responsabilidad, que ahora es Alfredo Pérez Rubalcaba», deseó que la pugna entre candidatos no vaya a dejar secuelas internas. «Personalmente no creo que sea un conflicto partidario, creo que es un ejemplo de diálogo entre compañeras y compañeros, de debate democrático y de cómo las organizaciones políticas deben hacer las cosas en el siglo XXI», apuntó. Por último, y preguntado por si considera que Chacón sigue teniendo opciones en unas futuras primarias tras su derrota en el Congreso, Caamaño destacó que se trata de una «magnífica política que ha demostrado que puede ser y aspirar a lo que quiera en la política española». «Habrá que ver», concluyó.

Junto al hasta ahora vicesecretario general del PSOE, José Blanco, la ex ministra Elena Espinosa, la portavoz socialista de La Coruña, Mar Barcón y el presidente de la Diputación de Lugo, José Ramón Gómez Besteiro han sido designados miembros del Comité Federal. De este órgano ya formaban parte, por designación del PSdeG, Laura Seara, Margarita Pérez Herráiz, Beatriz Sestayo, Ricardo Varela, Javier Losada, Francisco Rodríguez y Abel Caballero, que completan la representación gallega en el comité.