500 KILOS DE COCAÍNA APRESADOS EN LA COSTA GALLEGA

En velero desde Colombia y en un único envío

SANTIAGO Actualizado:

Cazados con las manos en la masa, la meticulosidad aplicada por los «narcos» para evitar una estafa —no es la primera vez que se les entregan ladrillos o arroz— jugó en este caso una mala pasada. La hipótesis de que la droga aprehendida llegara a bordo de un velero con origen en Colombia cobra fuerza en el marco de un operativo activado el pasado mes de enero y que ya se ha dado por terminado. El saldo; ocho detenidos. Cuatro españoles (incluido un vecino de la localidad pontevedresa de Nigrán) y cuatro colombianos, que se encuentran a disposición de la Audiencia Nacional. Sin antecedentes policiales, estrenan así sus ficheros con un arresto.

Uno de los detenidos tenía un papel muy importante dentro de la organización con base en la ciudad colombiana de Cali. No pudiendo ser este último golpe al narcotráfico interpretado como un repunte en la actividad criminal, tal y como indicaron ayer el comisario jefe del Greco (Grupos de Respuesta Especial para el Crimen Organizado), Ricardo Tero, y el jefe superior de Policía de Galicia, Jaime Iglesias, lo cierto es que Galicia continúa siendo objetivo prioritario de este tipo de grupos; no obstante, han surgido nuevos puntos de entrada en puertos del norte de Europa.

La droga apresada habría alcanzado en el mercado los 15 millones de euros. Esto indica, según afirmó el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez, que «los precios de 30.000 euros/kilo no han variado y que los medios que hay trabajan bien».

Domingo 3 de junio, Área de Servicio de San Simón, cinco de los ahora detenidos eran interceptados por la Policía cuando se disponían a hacer la entrega. En el interior de la furgoneta, los agentes se topaban con 20 fardos. Lunes 4, el resto de integrantes de la banda eran sorprendidos en la A-6, cerca de Lugo, cuando custodiaban el dinero para el pago.

En opinión de los responsables policiales que comparecieron para explicar la actuación, pese a esta intercepción «los clanes de “narcotransportistas” pueden seguir perfectamente activos, de manera que no hay localidad que no pueda estar contaminada por este tipo de grupos», según señaló Iglesias.