Veinte años y un futuro musical

La Sinfónica de Galicia está a punto de cumplir dos décadas de existencia, una trayectoria jalonada de éxitos dentro y fuera de España, y que ha valido para ser una de las orquestas más respetadas y reputadas

J. J. PONCE
Actualizado:

La Orquesta Sinfónica de Galicia cumplirá el próximo 2012 veinte años de existencia, nada si se compara con el tiempo «humano», pero todo un periodo de madurez si se tiene en cuenta el crono para este tipo de formaciones. Desde que el consistorio herculino abordara su creación a principios de los noventa, el camino recorrido por este conjunto de 84 músicos ha escrito su propia historia, llegando a ser una de las formaciones españolas de mayor prestigio y cosechado el reconocimiento internacional.

Fue creada en 1992 por el Ayuntamiento de La Coruña, ciudad en cuyo Palacio de la Ópera tiene la sede, en respuesta a un interés cultural —y especialmente musical— que parece existir en el ADN de la gente que habita las tierras gallegas, pues no hay comunidad autónoma que pueda competir con tal aluvión de eventos musicales a lo largo del año. La financiación de la orquesta reside tanto en fondos municipales como los que desde la autonomía aporta la Xunta.

Su director actual y hasta 2012 —fecha en la que se incorporará a la ORCAM madrileña—, es Víctor Pablo Pérez, que ha conseguido un nivel de virtuosismo y técnica en los músicos que sitúan a la formación en la cabeza de las orquestas nacionales. Donde interviene la OSG el éxito está garantizado. Víctor Pablo, Jesús López Cobos —su principal director invitado— o cualquiera de las batutas que se acerquen a ella consiguen sacar unos sonidos y una calidad de ejecución que difícilmente dan otras formaciones nacionales.

La evolución

La OSG ha sido orquesta residente del Festival Rossini de Pésaro de 2003 a 2005 y del Festival Mozart de La Coruña desde su creación en 1998. Ha realizado varias giras por Alemania, Austria –incluyendo su presentación en la histórica sala del Musikverein de Viena- y América del Sur, con conciertos en Chile, Argentina, Brasil, Uruguay o Montevideo. Tiene ediciones discográficas con los sellos Emi, Decca, Koch, Naïve, BMG y Arts. Ha sido nominada al Grammy 2007 por el mejor álbum clásico del año y premiada con la Medalla de Oro de la Real Academia Galega de Belas Artes. La Orquesta está gestionada por el Consorcio para la Promoción de la Música, que cuenta con el mecenazgo de la Fundación Caixa Galicia y la Diputación Provincial, así como con un grupo de patrocinadores pertenecientes a la empresa privada.

Entre las tarjetas de visita que guarda la OSG se incluyen nombres como Pollini, Zimerman, Sokolov, Kavakos, Volodos, Maria Joao Pires, Zimmermann o Maisky, por citar algunos de los más importantes solistas en el panorama internacional en las diferentes disciplinas, ya sean violín o piano, por referir alguna.

Respecto a las voces, apellidos como el de Kraus, Berganza, Domingo o Bayo –entre otros, del panorama nacional -han sido acompañados por estos músicos, y referente al ámbito internacional hay que señalar los de Flórez, Estes, Freni, Murray, Marton, Langridge o Chausson, por citar algunos. Las batutas también han tenido su apartado: Rozdestvenski, Pollini, Skrowaczeski, Pesek, Maag, Vänskä, Leppard o Zedda –quizá el mejor especialista en Rossini- han pasado por su estrado.

Su director titular, Víctor Pablo Pérez, la ha dotado en este tiempo de la madurez artística y técnica que la hacen ser una de las mejores, con una disciplina de trabajo –a veces no compartida por algunos de sus componentes- que ha demostrado su eficacia consiguiendo un nivel de calidad de primer orden y pudiendo competir sin complejos con las grandes orquestas europeas.

La familia

La OSG ha dado a luz diversos vástagos musicales a los largo de todos estos años de existencia. Artemisa Ensemble se funda en Viena en 1990, renaciendo y fundiéndose con diferentes conjuntos clásicos, en colaboración con artistas invitados. Su repertorio se mueve desde lo clásico hasta nuestros días, e incluye piezas compuestas por la propia formación.

Actualmente la integran cuatro músicos de la OSG, a la manera del cuarteto de cuerdas clásico, con una importante labor didáctica y divulgativa. Estos músicos entienden el arte como un servicio a la sociedad y está comprometido con el bienestar de los más desfavorecidos. Por eso, una parte importante de sus ingresos va como donativo a una aldea infantil en Redondela (Pontevedra).

Landelle-Walker Dúo nace en 1996 —arpa y flauta— y han sido numerosos los conciertos que han ofrecido hasta el momento. El Cuarteto Ginastera —dos violines, una viola y un chelo— ve la luz en 2008, con la intención de abarcar un amplio programa en el que se incluyan las obras más convencionales —incluso las dirigidas a los más pequeños— y pone una mirada especial en los compositores gallegos. Contrabajísimo —dos contrabajos— nace en 2010, debutando como tal en el Festival Mozart de ese mismo año.

Voces y orquestas

Al amparo de la OSG nace la Orquesta Joven de la Orquesta Sinfónica de Galicia, que en poco más de 10 años ha permitido la formación de jóvenes instrumentistas bajo el magisterio de Víctor Pablo, Alberto Zedda, Pietro Rizzo o Joan Company, por citar algunos. Esta OJOSG ha participado en el Festival Mozart con «Los amores de Apolo y Dafne», que está publicada por el sello Naxos, y ha compartido escenario con su hermana mayor (OSG) en la «Sinfonía nº 8» de Gustav Mahler. También ha ofrecido conciertos sinfónicos en diversos puntos del Estado. Se trata de uno de los proyectos educativos más originales del panorama musical español, donde los jóvenes reciben una completa formación musical por medio del trabajo al lado de los profesores instrumentistas de la orquesta titular.

La Orquesta de Cámara de la OSG surgió en 1995 como una iniciativa de la propia OSG. Desde entonces, y bajo la dirección artística del violinista italiano Massimo Spadano —concertino de la OSG desde 1994—, la agrupación camerística se nutre de músicos del conjunto sinfónico gallego. Su repertorio intenta cubrir el espacio de la música para pequeña orquesta que la programación de la OSG no puede atender, centrándose especialmente en Barroco y Clasicismo.

En 1998 nace el coro de la OSG, integrado por más de setenta voces procedentes de toda la geografía autonómica, siendo Joan Company su director artístico. En su extenso y variado repertorio hay que destacar su dedicación a la música sinfónico-coral así como al género operístico. La creación de  los Niños Cantores —en el año 2000— y del Coro Joven —en 2005— obedece a la intención de un proyecto pedagógico-coral más extenso y serio, con vistas a un futuro vocal no sólo para la Orquesta sino para toda Galicia. El Coro Joven ofrece con regularidad conciertos a capella en diferentes localidades de la comunidad gallega.

Los Niños Cantores de la OSG hicieron su presentación musical interpretando la «Sinfonía nº 3» de Gustav Mahler al lado de su Orquesta. Está formado por unos 50 componentes de entre 10 y 14 años y dirigido, desde su creación, por José Luis Vázquez, y posteriormente podrán formar parte del Coro Joven o del Coro de la OSG.

SANTIAGO