Vázquez reconoce su incapacidad para marcar un único candidato

«No me siento con fuerza, ni con ganas, ni quiero ni puedo decirle a nadie lo que tiene que hacer», dijo

SANTIAGO Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Como era evidente tras los últimos movimientos de diferentes responsables regionales, el líder de los socialistas gallegos, Pachi Váquez, reconoció ayer que no se ve capaz de promover desde la dirección del partido una candidatura de cara al congreso federal del PSOE que se encargará de designar al sucesor de José Luis Rodríguez Zapatero. «Yo no me siento con fuerza, ni con ganas, ni quiero ni puedo decirle a nadie lo que tiene que hacer», aseveraba sobre una posible consigna a los 54 delegados que designará el PSdeG. Y tiñó con una pátina de neutralidad y juego limpio lo que no deja de ser una evidencia: que la apuesta de Caamaño, Lage y otros por Chacón; o la de Seara y Orozco por Rubalcaba, significan que desde O Pino no hay mucho más que muñir al respecto.

Cuestionado sobre si el posicionamiento de Franscisco Caamaño —en ascenso dentro del PSdeG y en el que algunos muchos críticos quieren ver al nuevo secretario general— podría condicionar al resto del partido, Vázquez consideró normales los primeros posicionamientos públicos conocidos. Pero de sus palabras se pudo inferir lo que más bien es un reproche de perfil bajo a los que ya se han movido en la foto: «La primera obligación es hablar poco y escuchar mucho», aseguraba realzando el papel de la militancia.

También consideró como algo natural que desde Galicia se defiendan las dos opciones que a día de hoy encaran el reemplazo de Zapatero y no exista una posición única, dado que solo podrán votar en Sevilla los delegados electos en los congresos provinciales, no los políticos que hasta ahora se han postulado a favor de uno u otro bando; y dado que el voto será individual, «secreto y en urna», lo que no permitiría un control sobre la obediencia de cada uno de los delegados. «Cada uno vota lo que quiera, no lo que le gusta o no le gusta a su secretario general», apostillaba Vázquez.

El líder del primer partido de la oposición también tuvo palabras hacia el congreso gallego que a continuación del federal se celebrará para designar al que llegará como líder del PSdeG en el último tramo de legislatura, a las puertas ya de las próximas autonómicas. Vázquez es por ahora el único socialista gallego que ha confirmado que se presentará a la reelección. Pachi cuenta con el respaldo, por ejemplo, del responsable provincial de Lugo, Ricardo Varela, así como con la estructura del partido en la otra provincia del interior, Ourense, pero por diferentes motivos acumula células de críticos en diferentes agrupaciones del partido: lo que ya apoyaban una renovación total en 2009, los partidarios de la opción de José Blanco con anterioridad al estallido del caso «Campeón», los que ahora apoyan a Caamaño, o los que no se tomaron a bien medidas como la implantación de la máxima «un hombre, un cargo», la remodelación parlamentara o las listas de las últimas generales. Por ello, consideró que no sería un «drama» que se presentaran otros candidatos: «Ni es bueno, ni malo».

Tensión por las ponencias

De cara al cónclave gallego, Vázquez ya ha asignado las diferentes ponencias a sus responsables de coordinación, lo que motivó ayer críticas internas por la decisión de dejar fuera de esta misión a responsables orgánicos en esas áreas alejados de las posturas oficialistas. «Muchos fueron excluidos, menos los que están alineados con Vázquez», exponían a Europa Press fuentes internas.

De las ponencias se encargarán Francisco Caamaño (Autogobierno), Abel Losada (Economía), José Ramón Gómez Besteiro (Política local), Pablo García (Desarrollo estatutario), José Luis Méndez Romeu (Administraciones Públicas y Justicia), Carmen Gallego (Medio Ambiente), Roberto García (Desarrollo Rural), Laura Seara (Derechos Cívicos), José Luis Cachafeiro (Infraestructuras), Enrique Negueruela (Promoción del empleo), José Carlos Ferreiro (Educación), Miguel Ángel Fernández (Sanidad), Margarita Pérez (Servicios Sociales), Valentín González Formoso (Industria y Energía), Enrique Barreiro (Sociedad de la Información), Rosa Miguélez (Pesca), Marisol Soneira (Ciudadanía en el exterior), María Xosé Porteiro (Cultura) y Antolín Sánchez Presedo (Asuntos europeos).